La división entre vecinos del Distrito 7 de El Alto se tornó violenta este jueves, debido a que se atacaron con pedradas mientras se realizaba una vigilia en afueras del Concejo Municipal.

Las juntas vecinales del Distrito 7 exigen la ampliación de la red de alcantarillado y otras obras. Con esa demanda, varios pobladores cumplen un bloqueo en la carretera a Copacabana, mientras que otro sector dirigencial no acompaña las medidas de presión.

Este jueves un grupo de vecinos realizaba la vigilia a la espera de que el Concejo Municipal apruebe un convenio, mediante el cual el Gobierno Municipal aportará parte del financiamiento para la ampliación del alcantarillado.               

La violencia surgió cuando en el lugar apareció otra facción de vecinos, lo que provocó la molestia de quienes ya estaban en la vigilia. La tensión desató las agresiones con pedradas. Incluso una persona terminó ensangrentada por el ataque.

El representante vecinal José Quispe denunció que la violencia fue generada por un grupo de dirigentes afines a la Alcaldía, que pretendían hacerse con la "gloria" de la aprobación del convenio provocando la molestia de quienes estaban en vigilia por varios días.  
   
Entretanto, el Concejo Municipal aprobó el convenio para el financiamiento del proyecto de alcantarillado.   

El dirigente del Control Social, Jaime Mamani, quien no acompaña el bloqueo, felicitó al Concejo por la aprobación del convenio. Destacó que las autoridades municipales actuaron de manera acelerada para viabilizar el financiamiento.

Por otro lado, el dirigente vecinal Juan Mamani anunció que se consultará con las bases del Distrito 7 si con esa aprobación se deciden suspender las medidas de presión.

COBERTURA EL ALTO: EDWIN APAZA