Con una inversión de Bs 2.123.829 provenientes del Gobierno Autónomo Municipal de El Alto (GAMEA), se realiza la construcción del sistema de alcantarillado pluvial de las avenidas 23 de Marzo y Carabobo ubicadas en el Distrito 4, que tienen avance físico del 70 por ciento.

Gracias a esta obra de envergadura, se beneficiarán más de cinco zonas, entre las que se cuenta: Estrellas de Belén, 23 de Marzo, Anexo 25 de Julio, San José de Yunguyo y Artesanos.

Entre los trabajos civiles ejecutados se encuentra la construcción de sumideros, bocas de tormenta y cámaras de inspección. La empresa constructora a cargo del trabajo es Constructora Sólido SRL.

El técnico dependiente de la Dirección de Obras, Francisco Sirpa, manifestó que en la avenida Carabobo ya se concluyó la instalación de la matriz de la tubería y los tendidos de brazo para la instalación de sumideros, mientras que en la avenida 23 de Marzo se está realizando el tendido de la tubería principal, que posibilitará la unión de las aguas provenientes de las lluvias en la parte de la plaza Murillo, ubicada en el sector.

El titular de la Dirección de Obras, Rolando Velásquez, reiteró que desde esta instancia del municipio se está dando continuidad a todas las obras que fueron iniciadas en la anterior gestión y que fueron paralizadas.

EMBOVEDADO

Esta obra de alcantarillado pluvial de las avenidas 23 de Marzo y Carabobo, posibilitará que las aguas que se juntan en el suelo, producto de lluvias, desemboquen en la calle Belén, donde se ha previsto la construcción del embovedado con mampostería de piedra, hasta lograr la conexión aguas abajo.

PAVIMENTADO

Velásquez, anunció que una vez concluida la obra, se iniciará los trabajos civiles del vaciado del pavimento rígido que estará a cargo de la Dirección Ejecutora del Gobierno Autónomo Municipal de esta urbe.

Cabe recordar que el tema del alcantarillado pluvial es uno de los problemas más álgidos en El Alto, ya que por las características de la urbe, las aguas de lluvia se juntan en las diferentes avenidas y calles, formándose verdaderos lagos.

La situación se empeora en las zonas donde no existe empedrado, adoquinado o asfaltado de vías, ya que las mismas se convierten en verdaderos lodazales, que hacen dificultoso el tránsito de personas.


http://eldiario.net/noticias/2010/2010_11/nt101123/5_10nal.php