Foto: Ximena Paredes
    Foto: Ximena Paredes
    Una de las fábricas de jeans en la ciudad de El alto.

      La Paz deja de ser centro de fabricación de jeans en el país

      TEXTILES Cochabamba y Santa Cruz lideran la producción. Un dirigente de los microempresarios dice que es difícil cuantificar a las personas dedicadas a este oficio.

      Carlos Moreira A. / La Paz - 04/08/2013


    Hace diez años, La Paz se consolidaba como el centro de producción de jeans en Bolivia y abastecía el mercado interno y fronterizo. Actualmente, la informalidad de las microempresas, la falta de incentivo y fenómenos como la venta de ropa usada y la importación de prendas chinas y coreanas han reducido drásticamente la actividad de confección en el departamento.

    El presidente de la Confederación Nacional de Micro y Pequeña Empresa de Bolivia, Marco Antonio González, aseguró que actualmente se exporta a Brasil un aproximado de 15.000 jeans cada mes. 

    Cochabamba lidera la producción de esas prendas, seguido por Santa Cruz. La producción del departamento de La Paz está en tercer lugar.

    "Hoy está concentrada la mayor cantidad de confección de jeans en Cochabamba y Santa Cruz. Estas ciudades tienen una producción de buena calidad. El departamento de La Paz ocupa el tercer lugar, a muy poca diferencia", dijo.

    Para el dirigente, cuantificar a las personas dedicadas a este rubro es muy difícil, ya que las microempresas funcionan de manera informal. Sin embargo, "sabemos que muchas fábricas que estaban en El Alto se fueron a Cochabamba y Santa Cruz", señaló. 

    En la actualidad en la región valluna hay alrededor de 1.200 fábricas de jeans, 100 de estas empresas cuentan con un sistema de lavado para un acabado llamativo y competitivo del producto.

    Para el presidente de la Asociación de Pequeños Productores Confeccionistas de El Alto y La Paz, Elvis Mamani, uno de los factores que ha mermado la producción de dichas prendas en la urbe alteña fue la falta de talleres profesionales de lavado, donde los jeans llegan en bruto y son teñidos, adornados y retocados para ser vendidos en el mercado.

    "En La Paz no se ha mejorado la confección, ni en calidad ni en costo. A simple vista se nota qué prenda es de La Paz y cuál es de Cochabamba. En La Paz, aunque hay calidad en la prenda, por el tema del lavado ésta baja", indicó el dirigente.

    El oficial mayor de Desarrollo Productivo de El Alto, Edgar Velasco, explicó ,sin embargo, que el factor más importante para la caída en producción es la falta de incentivo debido a que todas estas microempresas no están legalmente constituidas. 

    "Por no formalizarse (cumplir con todos los requisitos legales), el municipio poco o nada puede hacer. Esto lleva a que no tengan apoyo de las instituciones públicas. Se ha querido hacer un censo, pero hay muchas empresas que trabajan a puerta cerrada", informó la autoridad.

    Otro aspecto que obstaculiza la producción masiva de jeans en La Paz es el de la competencia en el mercado. 

    "Hay importación legal de productos chinos que no son de buena calidad pero tienen bajos precios. Además, tenemos que reconocer que existe contrabando pese al trabajo de la Aduana", añadió Velasco.

    La competencia se da también por la importación de ropa usada. "La mayoría de las personas va a comprarse ropa americana a la feria 16 de Julio, suponiendo que es de calidad. Yo también hago prendas de calidad, pero ¿querrán pagarme el costo? Acá no se valora la industria nacional", reclamó Mamani.

    Los trabajadores prefieren irse

    La baja en la producción de jeans del departamento de La Paz, específicamente en El Alto, se refleja también en la constante migración de mano de obra local a otras ciudades o países.

    Así opina el presidente de la Confederación Nacional de la Micro y Mediana Empresa, Marco Antonio González, quien explicó que los salarios y las condiciones de trabajo son más atractivos en Santa Cruz, Cochabamba o Brasil.

    "Mucha gente prefirió irse de La Paz porque hay muchos conflictos: paros y marchas", dijo el dirigente González.


    Puntos de vista

    teófilo caballero Economista Al ser mano de obra altamente calificada, lógicamente los trabajadores buscan en el extranjero mejores condiciones de trabajo.Lastimosamente, la mano de obra que sale del país de manera ilegal está condenada a sufrir explotación. 

    El problema es que Bolivia esta ingresando a un proceso de alto grado de informalización de la economía. El último estudio que hizo la Unidad de Análisis de Políticas Sociales y Económicas (UDAPE) en 2005 sobre la generación de empleo, refleja que sólo un 33% de la economía nacional se mueve dentro del campo formal. Un 67% se debate en el sector informal.

    Hay que tratar de formalizar la economía. Diseñar políticas a largo plazo para consolidar un aparato formal diversificado.


    gonzalo chávez Economista La manufactura de jeans está dentro de la economía informal. Muy pocas están en el sector formal. Esto hace que las condiciones de prohibiciones, energía, materia prima y mano de obra se modifiquen. Como no hay una política que apoye a estos sectores, buscan un escenario donde haya mayor flexibilidad y mejoren sus condiciones. Pueden irse a Chile, Brasil o al Perú, donde -si bien continúan en la informalidad- las condiciones para hacer su trabajo, el entorno, la calidad de la mano de obra y los servicios que necesitan son mucho mejores.

    La manufactura de jeans genera mano de obra. Pero como estas industrias gozan de mejores condiciones en otros países, afectan directamente la economía del país.
    Fuente: Pagina Siete.