La comunidad de Puchucollo utiliza agua contaminada para agricultura y ganado


Las aguas contaminadas salen de las conexiones a la planta de tratamiento de Puchucollo y llegan a formar lagunillas en las cercanías a la mencionada comunidad ubicada en el noreste de la urbe alteña.

Por: Carmiña Moscoso

La comunidad de Puchucollo utiliza aguas contaminadas que provienen de los canales de riego para regar parte de su agricultura, pero sobre todo para el alimento del ganado vacuno y ovino.

Cabe recalcar que el producto que se obtiene de este ganado es posteriormente destinado a empresas de lácteos en El Alto y La Paz.

A 10 minutos de la urbanización de Kiswaras, ubicada en el sector noreste de la ciudad de El Alto, se encuentra la comunidad Puchucollo que pertenece al municipio de Laja.

En Kiswaras, el tema de contaminación ambiental como consecuencia de la rotura de tuberías de aguas servidas es de conocimiento tanto de vecinos como de los transportistas de servicio público, pero ambos prefieren ser indiferentes al problema porque si bien sienten la llegada de olores fétidos dichas aguas contaminadas no pasan por sus viviendas.

Luego de contratar un vehículo para llegar a visitar los puntos donde existe eta contaminación vertida por el alcantarillado de la Empresa Pública Social de Agua y Saneamiento (Epsas), EL DIARIO pudo evidenciar la filtración de aguas servidas, las cuales, fuera de crear lagunas improvisadas, descienden por conductos artificiales realizados por los comunarios a varias viviendas de este sector, éstos son canales de riego para pastizales de donde se alimentan el ganado.

Los emisarios o colectores de primer orden de alcantarillado sanitario, que están construidos con cemento desde hace más de 15 años por parte de anteriores empresas privadas a cargo del tratamiento de aguas servidas que desembocan desde la ciudad de El Alto y llegan a tres lagunas de tratamiento, permanecen junto a filtraciones de aguas ocasionadas por los propios comunarios del sector, las cuales no son tratadas.

Estas tuberías que conducen las aguas servidas a las tres lagunas de estabilización para su tratamiento, tienen más de cinco perforaciones de donde las fugas de aguas contaminadas recorren la comunidad de Puchucollo mediante esas zanjas, que fuera de expedir un olor nauseabundo en el trayecto, deja un ambiente poco habitable que ocasiona más de un dolor de cabeza a quienes no están acostumbrados a vivir o exponerse más de una hora a este tipo de contaminación.

En nuestro recorrido los comunarios dedicados al pastoreo de forma desconfiada vigilaban sigilosamente las acciones del Decano de la Prensa Nacional, como las acciones de toma de fotografías o recorrer en un vehículo de servicio público. El recelo de los vecinos responde a una orden expuesta en su comunidad, dado que ellos tienen para convocar a sus pares mediante un silbato ante la presencia de alguna persona ajena al sector.

"No nos acercaremos mucho a esta comunidad son bien recelosos, nos pueden apedrear si sigue sacando fotos, porque hasta a la Policía y a los que trabajan en Epsas los han hecho corretear una vez", recuerda el conductor que pudo trasladar a este medio de comunicación hasta el lugar, quien como vecino conoció los riesgos que se enfrentan en caso de exponerse porque en más de una ocasión se tuvo conocimiento de enfrentamientos por parte de comunarios de Puchucollo quienes prefieren proteger su actividad agrícola y cría de ganado sin alterar las condiciones de contaminación.


El Diario

Previous
Next Post »