Choferes urbanos de El Alto quieren desplazar a rurales

Pugna. Alteños buscan que interprovinciales no pasen de Corapata
La Razón - Miguel Rivas - La Paz
La Federación Andina de Choferes 1ro. de Mayo de la ciudad de El Alto
pretende que la Federación de Transporte Interprovincial de La Paz
sólo preste servicio hasta la tranca de Corapata, a unos 15 kilómetros
de San Roque. Es decir que no ingrese a la urbe alteña.


Demanda. Choferes de la ciudad de El Alto marchan cerca a la tranca de Corapata.
Con ese objetivo, ayer los choferes de esa organización volvieron a
bloquear la carretera a Copacabana, como lo hicieron el viernes
último, a unas cinco cuadras de la tranca de Corapata, que está
ubicada en el municipio de Pucarani, y sólo dejaron transitar a los
motorizados que no pertenecían a la federación interprovincial.

Según el reporte de Erbol, los minibuses que viajaban a Pucarani y
Batallas buscaron vías alternas en medio de la pampa, pero fueron
apedreados por los primeros. Ese medio de comunicación dio cuenta de
un bus, cuya línea no supo identificar, que resultó con los vidrios
rotos y con un pasajero herido con una pedrada en la cabeza.

Cerca a mediodía, los bloqueadores, acompañados con sus minibuses,
marcharon rumbo al centro de El Alto, para reivindicar su demanda, con
el argumento de que los transportistas interprovinciales les arrebatan
pasajeros.

La pelea comenzó el viernes, cuando los urbanos de El Alto cerraron el
paso cerca a Corapata, pero fueron repelidos por los viajeros a las
provincias quienes utilizaron piedras e incluso dinamita. El lunes,
este grupo marchó por el centro paceño para exigir de las autoridades
"respeto a sus rutas", que dicen utilizar desde hace 50 años.

Ayer en la tarde, ambas partes fueron convocadas por el Viceministerio
de Transporte para encontrar una solución al impasse. Los minibuses
interprovinciales que parten a la altura del Ceibo, en la Ceja,
continúan prestando el servicio pero sin sus discos de identificación
por temor a sufrir agresiones.

Ellos explicaron que los urbanos están avasallando sus rutas
tradicionales. "No queremos enfrentamientos, queremos soluciones.
Exigimos que se nos deje trabajar. Hace 30 años realizo este trabajo,
primero tenía un bus, luego un minibús y conozco bien la ruta hasta
Achacachi, nunca tuve problemas hasta ahora que quieren invadir el
recorrido", dijo Adolfo López.

El ejecutivo de su federación, José Antonio Condori, explicó que los
"atropellos" de los alteños se iniciaron hace 10 años. "Han invadido
muchas trancas, entre ellas la de Corapata, carreteras a Laja y
Copacabana, Apolo y la provincia Pacajes; creemos que se debe regular
y es el Gobierno el que debe frenar estos atropellos".

El secretario general del Sindicato Arco Iris, Wálter Nina, argumentó:
"El recorrido que deberían realizar los interprovinciales es desde el
lugar de origen hasta la tranca de Corapata y de este sector regresar
a las provincias, de esa manera nadie se perjudica".

La pugna por rutas de transporte

-La tranca de Corapata se encuentra ubicada en el municipio de
Pucarani, a unos 11 kilómetros de la extranca de San Roque. Está
regentada por la Administradora Boliviana de Carreteras (ABC). Antes,
los peajes se pagaban en Senkata, pero la zona quedó completamente
urbanizada, razón por la que la gestora estatal reubicó el punto de
control.

-La tranca está sobre la carretera a Copacabana, que también se
utiliza para viajar a Achacachi, Apolo, Charazani y otras poblaciones
ribereñas del lago Titicaca. El tráfico interprovincial es intenso.

Transportes logra una pausa en la disputa

El Viceministerio de Transportes logró ayer en la tarde sentar en la
mesa de diálogo a los representantes de la Federación Andina de
Choferes 1ro. de Mayo de la ciudad de El Alto y de la Federación de
Transporte Interprovincial de La Paz.

Al cabo de casi cuatro horas de reunión, logró "un cuarto intermedio"
en la disputa entre ambos bandos hasta que logre analizar la situación
y encuentre "soluciones concretas", informó el ejecutivo de los
transportistas urbanos, Ismael Fernández.

"Se ha pactado un cuarto intermedio en el conflicto. En ese lapso nos
hemos comprometido a un respeto mutuo, es decir que cada quien tiene
que respetar las áreas de trabajo", comentó el dirigente, quien añadió
que el viceministerio se comprometió a "analizar el tema y a dar
soluciones concretas para que no haya más problemas entres las
federaciones".

El encuentro que comenzó a las 15.00 se produjo por la presión
realizada por los interprovinciales, que el martes marcharon por el
centro de la ciudad y exigieron de las autoridades la búsqueda de una
solución a la pugna entre sindicatos.

Mientras tanto, sus afiliados continuaban trabajando pero sin los
discos de identificación para evitar represalias de los urbanos.


Periodista(s): Miguel Rivas - La Paz

http://www.la-razon.com/version.php?ArticleId=133730&EditionId=2590

Previous
Next Post »