El Alto de pie...

Detrás de la amenaza existen más desinformación y afanes políticos que razones de peso

La Razón

La Federación de Juntas Vecinales (Fejuve) de El Alto, famosa por su capacidad de movilización y el espíritu combativo de sus dirigentes, ha anunciado que a partir del lunes 15 realizará un paro cívico y movilizaciones demandando la realización del Censo Nacional de Población y Vivienda que, supuestamente, permitirá mejorar los recursos del municipio.

Según la lógica de la dirigencia vecinal, nítidamente impulsada desde el Gobierno Municipal de esa ciudad, los datos de población actuales, sobre los que se basa la distribución de recursos por coparticipación tributaria, provienen del Censo del 2001, lo que significa que esa ciudad estaría recibiendo menos recursos de los que le corresponde, considerando que es la segunda ciudad más poblada del país, y que en la última década el número de habitantes ha crecido en aproximadamente 50%.

El origen de esta lectura, que ha dado paso a la declaratoria de emergencia, que a su vez se transformó en la amenaza de movilizaciones y paro cívico, se encuentra en el descontento alteño por la falta de obras municipales en prácticamente todos los distritos de la ciudad. En su momento, la respuesta del Alcalde alteño, también exdirigente de la Central Obrera Regional (COR), a la presión social fue afirmar que no había mayor ejecución por falta de recursos disponibles. Esta semana ha vuelto a salir por sus fueros señalando su apoyo a la demanda vecinal de un Censo que justifique mayores transferencias del Gobierno central al municipal que él dirige.

Sin embargo, hay varios elementos que desmienten lo afirmado por los dirigentes alteños. Por una parte, la Ministra de Planificación del Desarrollo señaló que la ejecución presupuestaria del municipio alteño ha llegado, a estas alturas del año, solo a 8%. El Oficial Mayor Administrativo Financiero de ese gobierno municipal ha aclarado que en realidad la ejecución es de 21%, y que hasta fin de año llegará a 51%, lo que sigue siendo un claro indicador de problemas de gestión y no de falta de recursos.

Además, la Ministra de Planificación ha revelado que si bien la base de cálculo de la coparticipación no ha variado, el monto que se distribuye sí, pues entre el 2003 y 2010 se ha triplicado al haber mejorado sustancialmente los ingresos nacionales. Por último, el propio Alcalde alteño ha reconocido que existe el riesgo de que un Censo no logre satisfacer las expectativas creadas, pues gran parte de la población alteña es de migrantes 'flotantes', que posiblemente sean censados en sus lugares de origen.

Hay, pues, razones para creer que detrás de la amenaza alteña existen más desinformación y afanes políticos que razones plausibles. Además, parece que el Alcalde de esa ciudad no está previendo que una de las principales víctimas del conflicto que se avecina puede ser su propia gestión municipal.


http://www.la-razon.com/version.php?ArticleId=135499&EditionId=2619

Previous
Next Post »