La madre de familia, Máxima Gonzales (ATIPIRI).
El Alto, 23 Sep. (ATIPIRI).-Tres de cinco antisociales de nacionalidad peruana se hanrehusado, este viernes, a salir de la cárcel de San Pedro de La Paz para asistir a la Reconstrucción Ocular sobre el robo agravado de 38.000 dólares estadounidenses que perpetraron en mayo pasado en una vivienda de la familia Nina Gonzales ubicada en la zona Ballivián del distrito municipal 6 de El Alto.

La señora Máxima Gonzales Viuda de Quispe en declaraciones a Radio Atipiri contó que el 17 de mayo ingresaron violentamente cinco antisociales a la vivienda donde se encontraba su hija a quien la ahorcaron y la electrocutaron para luego proceder al robo de 38.000 dólares estadounidenses que tenía la familia producto de la venta de un lote de terreno. Además los antisociales sustrajeron cinco mantas de vicuña, prendedores, aretes, joyas de oro y billetes viejos.

La reconstrucción ocular fue programada por la Fiscalia para este viernes, pero tres de los cinco antisociales de nacionalidad peruana no quieren salir de la cárcel de San Pedro de La Paz, por el contrario mandaron a decir a los policías que ellos no se encuentran. La fiscalia programó para el 5 de octubre una nueva reconstrucción ocular. La familia sufre de constantes amenazas en la puerta de la vivienda. La madre de familia denunció que la fiscalia devolvió el auto en el cual los antisociales perpetraron el robo agravado.

Los antisociales tienen el nombre de Richard Choquechambi (boliviano) y Néstor Pinto Quispe (peruano). Los que no quieren coadyuvar a la reconstrucción ocular son Raúl Alberto Delgado Castro (peruano), Nestor Roberto Enrique (peruano) y Rodolfo Vargas Ventura (boliviano).  

"Los antisociales no quieren salir de la cárcel y yo no creo que sea así, para mi me parece que lo han soltado, porque mucha plata ha corrido. Los otros dos antisociales en la puerta de la Fiscalia me han dicho vieja de mierda…mentirosa", afirmó la madre de familia llorando inconsolablemente junto a su hija.

Por su parte, la hija Juana Nina Gonzales denunció que los encargados de la cárcel presuntamente son cómplices de los antisociales y por eso no quieren sacar a los ladrones para la reconstrucción ocular, por lo cual exigió a las autoridades cumplir las normas. Aseguró que los cinco antisociales peruanos se victimizan en contra de los afectados.

"Se han robado mi vida, porque desde ese día que me han ahorcado y me han electrocutado no soy la misma, yo no puedo volver a sonreír, no puedo caminar tranquilo en la calle, no puedo caminar hasta tarde, no puedo hablar con la gente, no puedo acercarme a los varones, porque me dan miedo, porque pienso que me van ha agarrar del cuello o me va hacer algo", relató Nina.

El pasado 17 de mayo, los cinco antisociales tocaron la casa con la intensión de mirar el medidor de luz y al ver que la hija no quería la ahorcaron y la electrocutaron.