Las rejas fueron puestas a los alrededores del parque a pedido de los
vecinos.


• Jóvenes y antisociales consumirían en el lugar un sinnúmero de
bebidas alcohólicas por lo que atemorizarían a los ciudadanos
del sector.

Vecinos de diferentes distritos alteños optaron en pedir obras de
enrejado de sus plazas y parques debido a la inseguridad que en ellas se
genera donde jóvenes y antisociales suelen consumir bebidas alcohólicas
poniendo en riesgo la integridad de los niños y los mismos ciudadanos
que pasan por el lugar, según informaron vecinos de las zonas afectadas.

Al respecto, uno de los dirigentes de la zona Villa Adela, quien
prefirió mantener en reserva su nombre por temor a represalias, con
bastante preocupación señaló que pidieron la construcción del parque
infantil Oscar Alfaro pensando en brindar áreas de esparcimiento y
diversión para los niños y también para adultos, sin embargo no
imaginaron que este espacio iba a ser ocupado para otras actividades
perturbando la tranquilidad de los vecinos.

Explicó que de un tiempo a esta parte en horas de la mañana y de la
noche especialmente este parque es frecuentado por jóvenes estudiantes
en muchos casos, varones y mujeres y por grupos que se dedican a beber,
pelear y atracar, lo más alarmante es que parejas protagonizaban actos
obscenos sin tener el más mínimo pudor.

"Es muy lamentable que en este sector donde está a pocos pasos el
Policlínico no haya seguridad en todo este tiempo, entre los vecinos no
podíamos hacer nada al ver semejantes barbaridades que ocurrían en este
parque, aparte de eso dejan sus botellas rotas cerca al resbalín y más
de un niño se ha cortado su cuerpo porque no se daban cuenta de los
vidrios, por eso hemos optado en cerrar el parque", expresó molesta otra
de las vecinas del lugar.

El entrevistado señaló que muchas veces las personas que se daban cuenta
de ello reprendían a dichas personas pero lamentablemente fueron
amenazados incluso de muerte.

Otro vecino recordó que una de sus amigas lo aguardaba una noche en la
plaza mientras él sacaba unos documentos, mientras tanto se le acercó un
antisocial apuntándole con un arma de fuego pidiéndole todas sus
pertenencias.

Asimismo, relatan que existían enfrentamientos entre pandillas
propinándose serios golpes incluso llegando a herirse entre ellos con
armas blancas ahondando el temor de los vecinos.

"Una noche llegábamos con mi esposo de un acontecimiento y al pasar por
la plaza estaban tomando un grupo de jóvenes y mi esposo les pidió que
se retiren y entre cuatro lo han agarrado y lo han golpeado
provocándoles serias heridas en el rostro y la cabeza y lamentablemente
la Policía primero nos pedía muchos datos siendo que a tres cuadras se
encuentra el módulo policial", recordaba otra vecina.

DESTROZOS

Pero además esta gente malentretenida comenzó a causar daños materiales,
destrozando las bancas, cortando árboles e incluso pintando el resbalín
con dibujos y palabras irreproducibles, lo que es visto por varios niños
que suelen acudir al parque.

Por su parte y en repetidas ocasiones, el director de la Policía
Comunitaria, Raúl Grandy, señaló a este medio de comunicación que existe
un efectivo control y patrullaje, no obstante esta versión fue
descartada por los vecinos quienes se quejaron porque en muchas
oportunidades llamaron a la Policía y nunca acudieron a atender los
reclamos.

"Incluso hemos corrido al retén policial cuando había una pelea campal,
pero ahí nos han dicho que sólo atienden problemas de conciliación y no
han querido acudir, lamentablemente los más afectados son nuestros hijos
quienes ven estos espectáculos y ya no hay caso de mandarlos ni el día a
que se diviertan un poco. Es lamentable que las autoridades de la
Alcaldía no hagan nada creo que tienen su unidad de seguridad ciudadana
pero que no hace nada", señalaron los vecinos.

Por estas circunstancias los vecinos señalaron que el parque viene
siendo enrejado coartando de alguna forma la libertad a los niños para
utilizar este espacio.
http://eldiario.net/noticias/2011/2011_11/nt111115/5_22nal.php