Se trata de haba, papa, quinua y avena. La Fundación Sumaj Huasi Para la Vivienda Saludable instaló 900 baños ecológicos para obtener el fertilizante.

En febrero se lanzarán al mercado los primeros productos agrícolas y cereales elaborados con abono orgánico que tiene como materia prima la orina y heces humanas.

Así es. El proyecto fue ejecutado por la Fundación Sumaj Huasi con la instalación de los denominados baños ecológicos en más de 900 viviendas, en el Distrito 7 de la ciudad de El Alto.

El ingeniero Juan Carlos Suntura explicó que estos baños ecológicos tienen la particularidad de dividir de forma directa los residuos líquidos (orines) y sólidos (heces) de las personas a través de dos vectores.

"Cuando una persona se siente en el lugar no tiene que hacer ningún procedimiento, pues de forma automática se realiza la distribución de los residuos", indicó.

La instalación de cada baño tiene un costo aproximado de 600 dólares, que incluye la asistencia de técnicos y especialistas.

Cada cierto tiempo una microempresa realiza la recolección de los residuos para acopiarlos, realiza las mezclas y el proceso de obtención del abono.

En el caso de los residuos líquidos, el proceso de recolección se lo hace cada semana, y la obtención de abono entre dos a tres meses. Para ello se mezcla sólo con agua.

En el caso de los residuos sólidos, al igual que los líquidos, se los recolecta cada semana, sin embargo el proceso de degradación dura más tiempo.

"Tiene un proceso de tratamiento de 8 a 9 meses", precisó el ingeniero y agregó que "generalmente (las heces) son mezcladas con lombrices californianas que realizan la degradación de los residuos hasta la obtención de humus, que son buenos componentes para la tierra y que sirven para estos proceso de producción".

El proyecto se comenzó a ejecutar en 2008, con un número pequeño de familias que ahora se extendió a 900 y que en esta gestión prevé ampliarse a unas 250 adicionales.

Los resultados

Desde la ejecución del proyecto se realizaron varias pruebas piloto para utilizar el abono obtenido por los residuos líquidos.

Entre ellos está la construcción de invernaderos en Villa Andrani, en el Distrito 7 de la ciudad de El Alto, en la ruta que va hacia Copacabana. "Actualmente, tenemos una plantación que hemos hecho en esta época en Villa Andrani, hemos sembrado cerca de siete hectáreas de papa, avena, haba y quinua, y realmente los resultados son expectables", afirmó Suntura.

"Son resultados positivos y vamos a tener la primera cosecha abonada totalmente con este producto en febrero y lo presentaremos al mercado nacional", anticipó el ingeniero.

En palabras de Suntura, ésta será la primera muestra a gran escala de los resultados del proyecto ejecutado con el respaldo de la Agencia Sueca de Desarrollo Internacional (ASD).

"A nivel masivo, es una de las primeras experiencias en Bolivia e inclusive a escala mundial. Hay experiencias, pero no en la magnitud que se ha logrado", resaltó.

Cambio
www.cambio.bo