Sin ninguna vergüenza la gente se aproxima al lugar para encontrar algo a su medida.

Miles de visitantes recorren cada jueves y domingo las ahora 12 calles en las que se ofrecen las prendas usadas adquiriendo sin complejos ropa de todo tamaño.

Adentrándose en una montaña de ropa usada, arriesgando su salud al peligro de contraer todo tipo de bacterias y hongos y caminando sin descanso bajo el sol o la persistente lluvia que cubre El Alto, miles de personas recorren un sinnúmero de toldos casi iguales en busca de una prenda que pueda estar al alcance de su bolsillo.

La Feria 16 de Julio es el centro del comercio de una de las ciudades más jóvenes del país donde cada jueves y domingo se ofrecen zapatos y camisetas desde los Bs 5 en toda marca, tamaño y color.

De acuerdo a las comerciantes, los precios pueden variar dependiendo del tipo de zapato y la condición del mismo, teniendo como valor mínimo Bs 5 y pudiendo llegar hasta los 150, aquellas botas que pueden estar casi nuevas y sirve a temporadas de invierno.

"Escógete, escógete, son zapatos de vestir, para el colegio, para caminar, hay botas, zapatillas de taco y tenis, de todo precio pregunta no más y si quieres te puedes probar", expresaba Miguelina Conde para llamar la atención de los visitantes quienes se acercaban sin temor a poder ver los modelos.

Cada jueves y domingo la población que realiza su recorrido por la Feria de la 16 de Julio en busca de ropa pierde la vergüenza de estar manipulando las prendas de segunda mano, por lo que profesionales dermatólogos advierten que este accionar a causado en distintos pacientes la presencia de hongos en la piel que se ubican entre los dedos de los pies, las axilas y hasta en los órganos sexuales.

El médico general Juan Miranda indicó que la ropa usada que normalmente viene del extranjero y lleva mucho tiempo almacenada en los puertos fronterizos origina que se creen en la piel hongos, ácaros o piojos.

Por su parte, el dermatólogo Francisco Hinojosa advirtió que este tipo de microbios pueden provocar enfermedades de la piel como tiña superficial, sarna, y dermatitis que puede ir de leve a crónica, siendo la sarna una de las enfermedades de la piel producida por los ácaros y la tiña por los hongos.

"Hay personas muy sensibles y alérgicas a los polvos de lana o de hongos, que lo mismo pueden tener una dermatitis de contacto, que puede ser momentánea u otra que requiera de un tratamiento médico", sostuvo.

Entretanto, un informe de especialistas mexicanos señala que gran parte de la ropa usada que llega a países de Latinoamérica incluso serían extraídos desde los mismos cementerios, aprovechando la costumbre de la gente de enterrar a sus difuntos con ropa nueva, la misma que dependiendo de la muerte de la persona puede contener incluso sangre que no es tratada en fumigadores.

"Es más peligrosa la de la morgue por la sangre que se impregna, pero la gente no la compraría. En los casos de los difuntos por lo general se trata de ropa nueva que se la ponen para enterrarlo, pero, es más peligrosa la ropa que aparentemente se ve limpia, porque trae gérmenes y bacterias que a simple vista no se ven, pero que pueden acarrear problemas de salud", destaca el documento.

Asimismo, agrega que se "descarta que enfermedades como la tuberculosis o la hepatitis se puedan transmitir a través de la ropa pero sí otras infecciones sexuales como la gonorrea. Por ello, se insiste en que la gente lave bien las prendas antes de usarlas".

Cabe recalcar además que en las últimas semanas la venta de estas prendas se ha incrementado llegando a encontrarse 12 calles que son ocupadas por comerciantes de prendería usada, las cuales registra una variedad de productos que van desde cortinas, cubrecamas, prendas de diferentes tipos gruesas y delgadas, hasta la ropa íntima.

De acuerdo al analista Iván Arias, la posibilidad de que se acabe con la comercialización de ropa usada que perjudica la producción nacional y es responsable del quiebre de cientos de talleres textiles en cada uno de los departamentos sólo será posible cuando se recupere el principio de autoridad y se defina una verdadera política en favor de la producción nacional, dándose con esto un apoyo mayor al empleo, desarrollo y exportación del país.

"Conociendo que gran parte de las autoridades locales y nacionales están relacionadas con el comercio informal, quienes han sido parte de las denominadas organizaciones sociales del oficialismo, es poco probable que se aplique normas de control y restricción de la comercialización de ropa usada como lo exigía en su momento el D.S. 2876, norma que nunca fue abrogada pero tampoco fue aplicada por los gobiernos municipales", aclaró.


http://www.eldiario.net/noticias/2012/2012_02/nt120210/nacional.php?n=43&zapatos-y-camisetas-se-venden-a-bs-5-en-la-feria-16-de-julio