Alteños exigen pena de muerte y Gobierno anuncia mano dura .



      Fotos Wara Vargas / Página Siete
      Fotos Wara Vargas / Página Siete
      Cientos de personas demandaron ayer pena de muerte.

        MOVILIZACIÓN Miles de vecinos alteños y familiares de víctimas de cogoteros y atracadores marcharon hasta La Paz en demanda de medidas contra la inseguridad.

      Miles de vecinos alteños marcharon ayer hasta La Paz para exigir que se aplique la pena de muerte a loscogoteros, atracadores y otros delincuentes violentos. Desde el Ejecutivo anunciaron mano dura contra el crimen y un plan de emergencia en El Alto, pero se descartó la pena capital porque va "contra el espíritu de la CPE".

      "Queremos pena de muerte para todos los delincuentes que nos están matando, que no les importa dejar familias rotas y llenas de sufrimiento", señaló Lidia Cutipa, vecina de Río Seco.

      Aunque no hubo información oficial sobre la cantidad de marchistas, la masiva movilización copó al menos 11 cuadras cuando llegó a la avenida Mariscal Santa Cruz y El Prado. 

      El asesinato, la madrugada del sábado, de los hermanos periodistas Verónica y Víctor Hugo Peñasco, cuyos cuerpos aparecieron con signos de estrangulamiento, provocó la protesta que llegó hasta las puertas del Ministerio de Justicia a las 12:00.

      Los vecinos lanzaban petardos y se escuchó el estruendo de cachorros de dinamita, pero en general reinó la calma.

      Minutos antes el ministro de Gobierno, Carlos Romero, saludó la marcha y resaltó que la gente se movilice por la seguridad ciudadana. 

      "Todos nos identificamos con esto", dijo, pero aclaró que el pedido de pena de muerte no es viable. "No corresponde por el espíritu que tiene nuestra Constitución. Hay que recoger la preocupación de la gente y lo que está planteando es que se debe aplicar mano dura contra la delincuencia y en eso nosotros estamos de acuerdo", manifestó en conferencia de prensa.

      Admitió que los avances de estrategias y planes en seguridad ciudadana son insuficientes. "Hay vacíos normativos, deficiencias técnicas, debilidad institucional y tenemos que trabajar rápidamente", señaló e identificó a El Alto y Santa Cruz como ciudades en las que la inseguridad "está en situación crítica".

      Al respecto, el ministro anunció que se trabaja en un plan de emergencia para El Alto que, entre otras medidas, prevé la participación de premilitares "con labores específicas con el fin de coadyuvar con la seguridad ciudadana". La idea -comentó, sin dar más detalles- es que esa estrategia se repliqué en breve en Santa Cruz y otras regiones.

      Pero en la marcha más de uno manifestó que "las medidas de seguridad nunca funcionan" y la consigna general era "pena de muerte". "No queremos que los metan presos porque después salen libres con ayuda de jueces y fiscales. La única sanción válida es la muerte porque ya no podemos sufrir más", aseveró Carlos Mamani.

      "Tienen que haber sanciones ejemplarizadoras para los asesinos, pena de muerte y cadena perpetua", dijo el presidente de la Federación de Juntas Vecinales (Fejuve) de El Alto, Rubén Paz.

      Por su parte, el diputado del Movimiento al Socialismo (MAS) Edwin Tupa planteó la posibilidad de que los delincuentes que sean condenados por asesinato realicen trabajos forzados para de alguna manera cumplir una pena más dura.
  • http://www.paginasiete.bo/2012-03-03/Nacional/Destacados/07seg-003-0303.aspx
Previous
Next Post »