Seguridad vecinal reduce ola de asaltos en 2 zonas alteñas

Seguridad vecinal reduce ola de asaltos en 2 zonas alteñas

Alejandro Álvarez / Página Siete. Colocaron llantas para evitar el ingreso de vehículos.

María Carballo / La Paz
La ola delincuencial de asaltos se redujo en casi el 50% en las zonas  Tejada Alpacoma y Las Delicias, de la ciudad de El Alto, gracias a que los vecinos recurren a diversos  sistemas  de seguridad que no dependen de la Policía.
 Tejada Alpacoma alberga a 2.250 pobladores. Sus calles    son aparentemente tranquilas. Poca gente circula por el sector y las escasas  tiendas de abarrotes están cerradas con rejas; para ser atendido, es necesario tocar un pequeño timbre.
 A principios de este año, los vecinos de los dos sectores en que se divide esta zona, Tejada Alpacoma Triangular y Tejada Alpacoma Rectangular, unieron esfuerzos y lograron que una empresa particular de seguridad instale un sistema de alarma.
 "Antes, había de cuatro, cinco o hasta seis robos al mes, pero ahora se ha reducido a uno o dos", señaló Mariana M., una vecina del sector Triangular.
Al respecto, Gonzalo Saavedra, comandante del Distrito Policial-3, confirmó el dato. No obstante, aseguró que hay muchos delitos  que no se denuncian.
 "Quizá hay más  asaltos,  pero no siempre se denuncian. En todo caso nosotros sólo detenemos a los posibles delincuentes y los llevamos a la FELCC (Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen)", manifestó.
Cada tres calles se observa al menos una caja con parlantes instalada en los postes de luz. Mariana M.  explicó a Página Siete el modo en que los vecinos activan dicha alarma en caso de presentarse un hecho de robo o asalto.
"En cada calle se nombraron a dos representantes y ellos recibieron un llavero del cual se activa la alarma presionando un botón", indicó.
Al presionar dicho botón, los parlantes emiten un fuerte sonido y los vecinos salen de sus casas para detener el posible robo. Por otro lado, los vecinos que están más alejados del lugar  reciben un mensaje de texto en su teléfono celular  que advierte sobre el peligro.
 "En diciembre del año pasado robaron una peta que estaba estacionada. El dueño entró a visitar a un amigo y al salir su vehículo ya no estaba. En otra ocasión asaltaron la casa de una viejita que vivía sola", relató Roberto Llanos, vecino del sector Tejada Alpacoma Rectangular.
 Por su lado, Saavedra explicó que el DP-3 sólo cuenta con 47 efectivos policiales, que deben resguardar la seguridad de los pobladores de ocho zonas de la urbe alteña. "Nos hemos cansado de pedir más personal y hasta armamento, pero las autoridades no hacen nada", señaló.
 En Las Delicias, la situación es similar. Hasta el 2011, el número de  robos en casas y de vehículos ascendían a seis o siete al mes. Actualmente, según los vecinos, el número de delitos al mes apenas alcanza a tres o cuatro.
"Aquí registramos de dos a tres robos al mes, pero no son robos a casas ni de vehículos, hay casos muy raros y no se presentan seguido", señaló un suboficial del Módulo Policial del sector.
En marzo de  2012, los vecinos optaron por cercar las calles y enterrar   llantas en el piso, para  evitar que  vehículos desconocidos ingresen a la zona. "Colocamos una reja (en una calle). Todos los vecinos tienen la llave. Así nos cuidamos de los ladrones que se acercan a las casas en sus vehículos para robarnos", contó Juan Pablo A., un vecino del sector.
     

Los efectivos policiales de la zona, que no quisieron identificarse, aseguraron que no cuentan con los recursos humanos ni logísticos para cumplir sus funciones. "Somos ocho policías, cada cuatro hacemos turnos de  24 horas, no podemos atender todos los casos", señaló un suboficial.

 Sistemas  de alarma en otras zonas
Plan 328 Hace un mes que en este sector se instaló el sistema de alarmas en los postes de luz. Los vecinos serán capacitados este mes en el manejo de dicho sistema. Hace dos años que utilizan unos timbres instalados en las casas que sirven de alerta vecinal.
Modos de operar Según los vecinos de la urbe alteña, los ladrones fingen estar ebrios para acercarse a los negocios o casas y robar. También envían a mujeres y niños que sirven de espías que estudian el lugar antes de que los delincuentes operen.

 

 Testimonios

Mariana m.    Vecina de la zona Tejada Alpacoma.  "Nunca vemos a la Policía por las calles" 
La verdad es que nunca vemos a la Policía por las calles. Antes vivíamos con miedo, por lo menos ahora con las alarmas nos sentimos más seguros. Por aquí los vecinos somos unidos y si vemos algo extraño, nos defendemos entre nosotros. No podemos hacer otra cosa porque los policías no aparecen por aquí nunca.

 Juvenal Arani Vecino de la zona Las Delicias
"Me robaron cuando fui a almorzar"
Hace seis meses, cerré mi tienda y me fui a almorzar pero cuando regresé, vi que me habían robado todo. Sacaron las tres garrafas que tenía para vender en la tienda. No sé cómo pero abrieron la puerta. También se robaron mucha mercancía, el dinero de la venta de todo el mes. Me dijo.

 Sara N.J.  Vecina del Plan 328- zona Ciudad Satélite
"Pusimos timbres porque me robaron" 
Hace dos años, cuando los robos eran más seguidos, entraron a mi casa y me robaron. Se llevaron todos los muebles y electrodomésticos en un camión, según me contaron unos niños que vieron todo. Fue entonces cuando la junta de vecinos decidió comprar  timbres y los  instalaron en algunas casas. Ojalá hubieran hecho eso antes.

Pagina Siete. 

Previous
Next Post »