El caso es investigado por la Felcc alteña.

El cuerpo de una de las personas asesinadas por presunto acogotamiento durante el fin de semana, fue identificado por sus familiares como René Edwin Ramírez, de 37 años, quien trabajaba como taxista del transporte vecinal.

Según las declaraciones de la esposa del fallecido, éste habría sido cogoteado en horario diurno en la carretera a Laja, donde fue abandonado su cuerpo, con la intención de que los presuntos asesinos robaran su motorizado modelo Caldina con placa de control 2884-BCK.

Por su parte, efectivos policiales confirmaron que los grupos criminales de este rubro se estarían restructurando.

La esposa de la víctima confirmó que, en el momento de desaparecer, el occiso estaba trabajando de taxista con su vehículo, el cual fue adquirido gracias a un préstamo bancario, lo que genera mayores preocupaciones a la familia del desaparecido.

“Qué vamos hacer, mi hija hoy cumple 15 años y mañana la segunda que tienen 12 años ambas no estarán con su padre quien por primera vez estaba trabajando como taxista vecinal. No entiendo porque lo han tenido que matar, deberían dejarlo con vida”, explicó Angélica Poma, esposa del fallecido, quien lamenta que la inseguridad ciudadana se mantienen en El Alto como uno de los factores de mayor impacto social.

La familia exige justicia y procedimientos de investigación a la celeridad ante el incremento de robos agravados con muerte en contra de conductores de vehículos.

Cabe recordar que el cuerpo de René Edwin Ramírez, de 37 años de edad, fue encontrado en la carretera a Laja, con signos de haber sido estrangulado, luego de que saliera a las 07:45 de su domicilio ubicado en Villa Victoria el pasado jueves 6 del presente mes, sin retornar a su domicilio.

“La última llamada fue realizada por su hijo a las 11:00, pero al promediar las 13:00 la llamada efectuada por los familiares para que René se constituyera a su casa para almorzar no tuvo respuesta, aspecto que generó la búsqueda de esta persona encontrando su cuerpo en la Morgue del Hospital de Clínicas”, explicó la cuñada del desaparecido.

Entretanto, los investigadores de la Felcc sólo aguardan convocar a vecinos que reportaron la presencia de los cuerpos con el propósito de definir algún indicio de los responsables.

“Al parecer estos grupos de auteros–cogoteros se han re-articulado y están ocasionando una serie de hechos violentos, razón por la que se mantiene el proceso de investigación para definir la banda de antisociales que estaría operando”, aseguró el coronel Juan Sanjinés, director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) de El Alto.

Mientras los procesos judiciales y policiales se realizan, la población alteña se alarma ante la presencia nuevamente de cadáveres cogoteados, los cuales serían posibles choferes, aspecto que ubica a El Alto como la segunda ciudad insegura del país.

En cuatro días, cuerpos con signos de haber fallecido por acciones violentas, como estrangulamientos y maniatados, en la actualidad son investigados por la Unidad de Homicidios de la Felcc, pero de ellos sólo uno fue identificado.

En la actualidad se tienen conocimiento que funcionarios policiales podrían reducirse en el departamento de La Paz a más del 70%, con la finalidad de que los mismos puedan ser enviados a la seguridad del G-77, evento desarrollado en Santa Cruz, factor que pondrá en inseguridad ciudadana a la población no sólo de El Alto sino del departamento.


Fuente: El Diario.