(ANF).- Después de varios videoclips rodados en Bolivia, el director inglés Ian Pons Jewell volvió al país para trabajar con el músico chileno Daniel Riveros, conocido como Gepe, y con la popular cantante peruana Wendy Sulca. En cuatro días el trabajo realizado en el salón de eventos "Principe Alexander" del arquitecto Freddy Mamani, ha logrado hasta ahora 109.254 vistas. Además Pons Jewell ha conformado un equipo estable de gente con la que ha trabajado en todas sus realizaciones en el país.

Ponds Jewell saltó a la fama mundial después de la realización del clip de la famosa canción de Naughty Boy feat Sam Smith "La, la, la" y se ha consolidado como un cineasta de videoclips de música. Ya trabajó con Dj Shadow, Crystal Fighters, Tinie Tempah, Anna Calvi, Teef le y Sam Smith, entre otros. 

ANF logró una entrevista en exclusiva con el director Pons Jewell en la que explica diversos aspectos sobre su trabajo con el equipo boliviano, la siempre complicada tarea de rodar en el país y su idea de la estética neoandina.

ANF. ¿Cómo tomaron la decisión de rodar en Bolivia?

IPJ.- Siempre tengo Bolivia en mente cuando me envían música. El proceso en el lanzamiento de un video musical pasa por muchas formas, siendo la primera, la etapa de guión. Cuando estoy escuchando la música, tengo en mente muchos elementos que van a través de mis pensamientos… Desde locaciones hasta los personajes y también las habilidades de diferentes equipos. A veces tengo una idea para la historia directamente de la música, y entonces es abierta en cuanto a donde podría ser filmada. 

Con "Hambre", tuve la idea primero, de un club caníbal, entonces pensé en algunas posibilidades de locaciones y pensé que Bolivia sería perfecta. Estábamos buscando una especie de casa colonial, pero mi equipo sugirió el uso de un Salón de Eventos de Freddy Mamani, pensé entonces que sería una gran idea, así que apostamos por esto.

ANF-¿Con quiénes y cómo se hizo el video? Tengo entendido de que tienes un equipo de trabajo estable en el país, ¿Quiénes son y a qué se debe la continuidad?

IPJ.- Con Color Monster, la productora con la que trabajo. Somos unos cuantos, pero en el equipo central se encuentra Camila Molina, talentosa productora ejecutiva que también es post productora y colorista, que siempre hace que es posible mis guiones ambiciosos, a veces con pocos recursos. Javier Cuellar, artista de efectos especiales, y también director de arte junto a Alejo Torrico de asistente, son buenísimos. Cristian Morales, editor, también fue genial, Ángela Vargas fue la productora, y siempre es increíble. Valeria Wilde hizo un trabajo bueno con el vestuario, tiene gran talento. Gustavo Soto fue el director de fotografía, y  siempre un verdadero placer trabajar con él, ya tuvimos la oportunidad de trabajar juntos una vez filmando spots para el gobierno, que fue allí donde conocí a Franco Miranda, el chico en "La La La".

Luego tuvimos Hidaya Exeni y Macarena Estevez haciendo el casting, como resultado nos dio un gran grupo de actores. Por lo general, Álvaro Manzano, quien es gran amigo y el co-propietario de Color Monster haría de asistente de dirección, pero se encontraba ocupado en un proyecto, así que tuvimos a Sergio Bastani que hizo un trabajo maravilloso. Luego también contamos con Paola Romay, gran maquilladora con quien siempre trabajo, y el grande Fernando Ballivián que se encarga de locaciones. ¡Un gran equipo! ¡Somos como buenos amigos, así como compañeros de trabajo para cada producción es divertido!

ANF.-  Hay polémicas acerca de que eres extranjero y filmas temas bolivianos, usándolos como clichés, sobre lo neoadino, ¿qué responderías a eso? ¿El arte es propiedad de un país?

IPJ.- Sí, es interesante porque he oído algunas cosas como esta. Pero, nadie ha hablado nunca directamente conmigo acerca de ello, nadie nunca me preguntó nada. Veo comentarios, escucho comentarios de segunda mano, y a veces incluso he respondido a los comentarios o acusaciones pero nunca obtengo una respuesta.

Yo digo que si alguien tiene un problema con mi trabajo y realmente quiere saber más, puede ponerse en contacto conmigo, me encantaría hablar de mi trabajo con personas que desafían el mismo. Eso es el arte, si abre discusión, genial. Pero todavía nadie ha dicho nada en mi cara en todo este tiempo que he estado haciendo videos en Bolivia. En cuanto al arte que pertenece a un país, yo diría que no, no es cierto en absoluto. En Londres hay gente de todo el mundo usando la cultura británica para la creación de arte allí. En Los Ángeles, hay gente de todo el lugar, tomando imágenes en lugares de Estados Unidos, usando la cultura americana. 

Creo que es una forma de racismo no tener en cuenta mi trabajo debido a que yo sea extranjero. Cita un ejemplo, no me estoy comparando ni nada, pero Kubrick es norteamericano, pero grabó la mayor parte de su trabajo en el Reino Unido, ¿no debería haber rodado con Barry Lyndon porque no es su cultura ni su país?

Me encanta Bolivia, me inspira, y mi trabajo es un reflejo de eso. Además, no escondo que Bolivia es una inspiración, no oculto donde es que estoy rodando, el crédito esta allí siempre. Pero estos puntos de vista se encuentran entre una minoría de personas, por lo que en realidad no me molestan. Como ya he dicho, me encantaría hablar de esto con alguien que piensa así, pero todavía no he conseguido a nadie que me hable a mi cara acerca de ello.

ANF.-  ¿Cómo fue la experiencia de trabajar con Gepe y Wendy Sulca?

IPJ.- Un placer absoluto. Tienen corazones de oro. Gepe puso toda su confianza en mí para este video, ya que era mi idea filmar en Bolivia. En realidad, yo no sabía sobre la polémica sobre el tema de Viña del Mar cuando empezamos con el rodaje aquí. De hecho, creo que era bastante valiente como para acordar filmar en La Paz después de todo lo que pasó con Viña del Mar. Wendy fue también maravillosa, poniendo su confianza en mí y jugar un papel que ella nunca ha hecho antes. Fue un cambio total de su imagen, y ella estaba un poco nerviosa al respecto. Estábamos todos atónitos cuando lo hizo su actuación y ser totalmente distinta debajo de su piel misma.

ANF.- ¿Cómo describirías el video para alguien que no lo vio?

IPJ.- Es simplemente una comedia divertida de humor negro. Un grupo de caníbales están en espera de su invitado, pero luego nos damos cuenta de que el huésped es en realidad la comida. Wendy es la cabeza de este club, pero llega tarde, así que no quedan alimentos, lo que significa que uno de los miembros del club tendrá que ser comido.

ANF.- Freddy Mamani estuvo presente en el rodaje, ¿cuál fue su participación, cómo te sentiste al verlo presente ahí?

IPJ.- Sabíamos que podría tal vez haber cierta polémica con el rodaje en uno de estos salones de eventos, (también llamados Cholets) así que lo primero que hicimos fue contactar al mismo Freddy, contarle el proyecto y ver si él estaría feliz por eso. Le encantó la idea, y él nos ayudó mucho a nosotros para poder encontrar el lugar perfecto. Él estuvo especialmente contento de cómo había un artista chileno y peruano, colaborando en esta canción, filmando en Bolivia, y con un director gringo, (risas). A él le encantaba esta mezcla de culturas como también a nosotros. Tenerlo en el rodaje fue increíble. Me encantaría rodar más en sus salones, son un espectáculo visual, él es simplemente un genio.

Fuente: El Diario.