Representantes de la Fiscalía e investigadores de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) de El Alto investigan el secuestro de un bebé recién nacido que habría sido raptado la tarde del miércoles pasado en el Hospital Japonés.

Luego de las primeras indagaciones se dio a conocer que se sospecha de una de las auxiliares de enfermería.

De acuerdo con el informe, las enfermeras solían realizar el control de los bebés en horas de la mañana y en la tarde las madres se quedaban con sus hijos e hijas con la finalidad de poder recibir los cuidados correspondientes. En la tarde del miércoles una de las enfermeras con el uniforme correspondiente habría solicitado a la madre la atención del bebé con la finalidad de recibir una última revisión, pero la enfermera no volvió más con el menor y posteriormente se dio a conocer la denuncia correspondiente a las instancias policiales.

En la mañana de ayer, un equipo de investigadores y dos fiscales solicitó reunirse con el personal del centro de salud con la finalidad de definir las condiciones en las que dicho hospital maternológico atendía a sus pacientes.

Una de las principales observaciones, fue la falta de mecanismos de seguridad, como cámaras, resguardo de las puertas y otros sistemas de seguridad que garanticen la protección no sólo de las personas atendidas, sino de los bebés que nacen en dicho centro de salud.

"A las cuatro se ha acercado esa enfermera que estaba con uniforme y un barbijo, me ha pedido al bebé y luego ya no ha vuelto a aparecer con mi hijo. Nadie nos ha dado ningún informe de quien es ella, como es posible que ahora no quieran decir quiénes son todas las personas que trabajan en este hospital", señaló la joven madre quien solicitó que la persona que le sustrajo al bebé se apiade de la desesperación que embarga a su familia.

En el centro de salud se dio a conocer que una de las practicantes que fue aceptada en el centro de salud nunca se desprotegía su rostro y que siempre llevaba un barbijo, ella estaba de turno ayer sólo hasta el mediodía, pero se queda hasta en horas de la tarde del miércoles cuando se extravió el bebé y que luego de su turno ya no retornó al centro de salud.

El padre del menor se ausentó en horas de la tarde con la finalidad de poderse abrigar y acompañar a su esposa toda la noche, pero cuando no encontraron a la enfermera con el menor inmediatamente denunciaron el hecho a las instancias policiales.

"Quiero pedirle que me devuelva a mi hijo, el bebé no es de ella que me devuelva", fueron las palabras de la madre quien entre sollozos exigía justicia y retorno de su hijo.

El Ministerio Publico, investigadores y un abogado de las enfermeras se reunieron en el centro de salud con la finalidad de esclarecer la situación en las cuales se habría generado el secuestro del bebe, además de los mecanismos de seguridad que registra dicho centro de salud.

En la ciudad de La Paz, en pasados meses, se registró el mismo procedimiento en un centro de salud, donde se denunció el rapto de otro recién nacido. Razón por la que se analiza las coincidencias entre ambos casos y la relación que tienen los centros de salud con sus practicantes.

El Diario