Hay tres casos: según Chapetón, la alcaldia de El Alto prestaba vehículos a organizaciones sociales

La alcaldesa de El Alto, Soledad Chapetón, denunció la entrega, al menos en tres casos constatados, de vehículos municipales, a lo que ella llamó "las federaciones". Chapetón formuló esa denuncia este lunes en el programa "Levántate Bolivia" de la Cadena A. Con el término "federaciones" probablemente se refiere a las organizaciones sociales y vecinales.   

Al respecto dijo que el personal a su cargo está investigando la falta de control en el manejo del parque automotor del municipio. Al parecer no hay información clara sobre la localización de todos los vehículos. 

"Hay movimientos irregulares todavía en algunos espacios donde se encuentran estos motorizados que están bajo investigación. Hay que recordar a funcionarios públicos, que existe una ley Marcelo Quiroga Santa Cruz, que da responsabilidades en la gestión"", señaló Chapetón. Advirtió que los funcionarios que no tengan control sobre los bienes municipales, serán retirados de sus empleos.

Consultada sobre la situación de los funcionarios en la alcaldía alteña, Chapetón aseguro que dependiendo de la auditoría interna que se está realizando, verán que acciones tomarán. Aclaró que hay varias personas  que no gozan de confianza y no mostraron voluntad de trabajo en la nueva gestión.

Sobre la situación de los buses Sariri, Chapetón hizo notar su preocupación ya que de los 50 existentes solo 10 están en condiciones de trabajar. La "warmi alcalde" alteña advirtió que todo el proyecto de transporte urbano careció de planificación y que estuvo lleno de improvisaciones.

"Pese a que inclusive instituciones no gubernamentales han ayudado en el análisis de rutas y demás, la pasada gestión no hizo caso de las implementaciones necesarias para la adecuada planificación de los buses Sariri. Ex funcionarios han señalado que se hizo una aceleración de la implementación de la línea debido a la campaña para la alcaldía", informó Chapetón.

La alcaldesa dijo que estiman que en tres meses los 60 buses Sariri estarían listos para servir a los ciudadanos. Las principales deficiencias del servicio ahora, citadas por la autoridad, son la existencia de una sola estación de combustible acreditada, la ausencia de paradas y los desperfectos mecánicos. Chapetón recordó que, por ejemplo, uno de los buses carece de un retrovisor y que se debe esperar unos meses más para recibir el repuesto.

Fuente: ANF.