Seis muertos en asalto a la Alcaldía alteña

08:54 0 Comments

Seis muertos en asalto a la Alcaldía alteña
Madeleyne Aguilar / El Alto

Lo que se inició como una marcha de padres de familia que pedía refacciones de escuelas,  terminó en el incendio de la Alcaldía Central de El Alto que dejó seis muertos y una veintena de heridos, todos funcionarios ediles. Las personas  atrapadas y las autoridades alteñas pidieron insistentemente ayuda policial, pero los efectivos llegaron tarde.

 "Llamamos  al comando regional y no tenía el personal. Luego,  al Comando Departamental y  dijeron  que estaban estudiando  la situación. Yo estaba en el tercer piso,  el humo y el fuego ya estaban en el pasillo, no podíamos salir. En mi desesperación, rompí una ventana con una silla y salté al techo vecino; muchos  compañeros hicieron lo mismo, pero  otros murieron asfixiados. Fue una pesadilla", contó   la funcionaria edil  Sonia Vallejos.

Esa pesadilla comenzó a las 8:00, cuando una marcha de más de 3.000 padres y madres de familia recorrió la  avenidas Juan Pablo II y 6 de Marzo con  estandartes de  las unidades educativas a la que pertenecían. "Por culpa de La Sole estamos en las calles", coreaban.

"Hoy nos encontramos movilizados por la falta de atención del Gobierno Municipal de El Alto, tanto en equipamiento como en infraestructura de las escuelas. Hasta hoy no se ha cumplido con el POA 2015, falta un 30%;  de 2016 aún ni se ha aprobado", declaró el  coordinador de las Juntas Escolares de El Alto, Luis Limachi.
A las 8:45, la masiva marcha llegó a las puertas  de la Alcaldía central. Los padres exigían que la máxima autoridad municipal, Soledad Chapetón,  los atienda. Las puertas del edificio edil fueron cerradas ante la actitud violenta de los marchistas.

"Los padres marchamos exigiendo que se cumplan los acuerdos firmados el 28 de septiembre y en la Alcaldía estamos viendo la ausencia de funcionarios. Nos han informado que la Alcaldesa está en un cierre de campaña por el No, eso es abandonar sus funciones. Vamos a estar hasta las últimas consecuencias", advirtió   la presidenta de la Federación de Padres de Familia (Fadepaf), Jenny Arce, frente a la Alcaldía.

Entonces corrió el rumor de que  La Sole no estaba y  los manifestantes se violentaron. Primero arrojaron bolsas de jugos y después sacaron adoquines y con ellos golpearon   las cerraduras de las puertas.

"Iremos tomando algunas oficinas para que nuestra autoridad nos escuche  y dialogue. Que vea que somos los padres los que hacemos este pedido", dijo Limachi, mientras observaba cómo dañaban las oficinas ediles.

Varios jóvenes -que no quisieron responder a qué junta escolar pertenecían- patearon  la puerta principal, que había sido  reforzada. Al ver que tres  periodistas  filmaban el hecho, los  golpearon y expulsaron.  Los funcionarios, dentro de las oficinas ediles, llamaban a la Policía, pero no había rastros de los uniformados.

"La violencia no es el medio. Evitaremos enfrentamiento entre alteños", exhortaba a la turba  el teniente coronel de la guardia municipal Nelson Santander,  que ya  había sido agredido. A las 10:00 era el único uniformado en el lugar  y  pedía refuerzos... sin éxito.   

Al ver que la magnitud de la violencia y los  daños a las instalaciones municipales crecía, varios padres de familia se retiraron. "Nos han convocado  para pedir obras,  no para sacar a la Alcaldesa, ni destruir las oficinas.

Como ovejas nos han manejado, estamos molestos", reclamó  Segundina Alcón, madre de familia del colegio Vicente Tejada del Distrito 1, mientras se iba del lugar.

A una cuadra, los padres reprochaban la sus dirigentes: "No somos padres de familia los que están haciendo estos destrozos".

A las  10: 20, los marchistas prendieron fuego en la puertas de la Alcaldía impidiendo que alguien salga del   edificio. A las 11:15 llegaron 18 policías y utilizaron  gas lacrimógeno para dispersar la marcha. Fue momentáneo, pronto los más violentos se reorganizaron y sobrepasaron a los uniformados.

El fuego crecía  y los funcionarios, atrapados   en los últimos pisos de la Alcaldía,  gritaban desde las ventanas pidiendo auxilio, se asfixiaban con el humo. Los camiones bomberos no podían ingresar por el bloqueo de las vías.

Desde abajo, los periodistas impotentes oíamos gritos, ruidos de vidrios rotos,  y veíamos los desesperados intentos de la gente por salir del edificio ya envuelto por el humo. Dentro, se vivía un infierno.

Algunos funcionarios  buscaron refugio en    los baños y no pudieron salir. "Fue una desesperación colectiva. Uno de mis colegas, el abogado Juan Laura,  murió después de ayudarnos a varios a  saltar por la ventana ", contó entre lágrimas Sonia Vallejos, que trabaja en la Dirección Jurídica Municipal.

A estas alturas, algunos de los vándalos habían logrado entrar a la Alcaldía y avivaban el fuego con los documentos de los procesos sumariales. "Las personas que invadieron las oficinas y quemaban muebles y papeles  tenían  cicatrices en la cara", dijo acongojada  Vallejos e identificó a dirigentes masistas.
"Yo ví al señor Henry Alcón en la marcha...  la marcha que fue un asesinato".

Robert Saravia,  funcionario de  oficina Talento Humano del Municipio, saltó desde el segundo piso de la Alcaldía. Se cortó la mano al romper  una ventana y sangraba. "¿Qué culpa tenemos? Sólo fuimos  a trabajar como cada día. La gente afuera   no entendía que tenemos familia", reclamó.  Aclaró  que nadie ordenó a los funcionarios que no salgan de la Alcaldía: "¡La turba   nos lo  impedía!".

Hasta el mediodía, cuando llegó la Policía y los bomberos empezaron a aplacar el fuego,  se vivió el horror: gente tratando de escapar, heridos, pánico, llanto y, después,  heridos y cuerpos sin vida.


Los heridos  fueron trasladados al Hospital  Boliviano Holandés. "Han llegado   seis personas ya fallecidas, ya no se ha podido hacer nada. Además, son   10 heridos, hay uno grave", informó el director  del SEDES, Freddy Valle.  En otros nosocomios, también atendían a una decena de víctimas.

"Señor Evo Morales, usted ha enviado a estos dirigentes que eran sus candidatos. Han quitado la vida  de gente inocente. ¿Cuántas vidas más tienen que ofrendarse?", cuestionó la exdirectora edil de Desarrollo Humano, Nancy Conde. Informó que el viernes pasado ya había renunciado como exigían los padres.
"¿Qué hizo El Alto  para merecer esta masacre?", dijo  antes de desmayarse.

 En la morgue del Hospital Holandés, reconocían  entre los cuerpos a los fallecidos  por  intoxicación y asfixia. "Mi hijo esta mañana ha salido a trabajar vivo", gritaba el padre de una víctima. Afuera una marcha de crespones, lloraba a los muertos.

Quemaron documentos de procesos legales

El gobierno municipal  de El Alto informó que en el ataque a la Alcaldía central quemaron documentación de procesos legales por corrupción  en contra de exfuncionarios ediles de la gestión de Édgar Patana.

 "Nos hemos sorprendido cuando vimos que una turba  destrozó la puerta principal de la dirección de Procesos Sumariantes, donde están todos los procesos iniciados a exautoridades", declaró ayer director edil de Comunicación, Henry Contreras, en una conferencia de prensa de emergencia.

Denunció que  Henry Alcón, quien   fue oficial mayor de Finanzas y  parte del programa de Escuelas Dignas,  participó de la marcha que habían convocado los padres de familia en demanda de mejoras en las unidades educativas.

Además de  Henry Alcón, la Alcaldía  identificó  a la señora Nely Mamani y  la familia de Braulio Rocha. "Ellos sabían que la próxima semana sale el resultado de los 120 ítems fantasmas" , denunció más tarde la alcaldesa  Soledad Chapetón  y anunció procesos legales.

Según una funcionaria de la unidad jurídica, que prefirió no identificarse, los agresores no quemaron documentación de otros años, sino específicamente de 2015, cuando se iniciaron varios de los procesos a la gestión del exalcalde Édgar Patana. "Ellos sabían qué papeles quemar", dijo.  

Informó que  se eliminaron las carpetas del plan  Escuelas Dignas, que es investigado por indicios de corrupción y malversación de fondos . "Se ha destrozado toda la documentación del municipio de El Alto", lamentó la funcionaria.

"Han quemado pruebas que nosotros hemos recaudado juntamente con la población alteña, que nos ha pedido transparencia",  aseguró la concejala Janneth Chuquimia, encargada de la Comisión de Educación y Cultura.

Lamentó que  hayan  usado a los padres de familia "para fines políticos que enlutaron a toda la población de El Alto" .

Cuando comenzó el  incendio en las oficinas municipales, Chuquimia también  solicitó ayuda a la Policía. Le respondieron que no contaban con personal porque había otro acontecimiento.

El ministro de Gobierno, Carlos Romero, dijo que en el conflicto de El Alto  la Policía  "ha actuado en medio de las dificultades y ha intervenido para evitar que se produzca una tragedia mayor. Un núcleo de vigilancia de la Policía fue agredido, eso impidió un trabajo más acelerado", dijo en conferecia de prensa.

Fuente.

e.bolivia

Some say he’s half man half fish, others say he’s more of a seventy/thirty split. Either way he’s a fishy bastard.

0 opiniones importantes.: