En la ciudad de El Alto, la Policía capturó a dos "cogoteros" en flagrancia cuando intentaban robar en un taxi, después de agredir a su chofer al punto que éste rogaba por su vida.

El conductor víctima de 26 años relató que el par de antisociales abordaron su taxi, fingiendo ser clientes normales, a la media noche en la zona 12 de Octubre.

Los delincuentes pidieron ir hacia la zona Mercedario, pero cuando llegaron al destino atacaron al chofer. "Me cogotearon, me pidieron todo el dinero", dijo el conductor quien recordó que tuvo que suplicar por su vida y decir a los antisociales que tenía hijos para evitar que lo asesinen.

Según la víctima, los delincuentes lo sacaron del asiento del conductor y uno de ellos tomó el volante. Entonces comenzaron a rondar la ciudad amedrentando al chofer y observando qué más podían robar.

El conductor indicó que primero fueron hacia Río Seco, donde los antisociales pararon el coche y en una licorería compraron una botella de vino. Recordó pasmado que el criminal, de contextura delgada, conducía al mismo tiempo que bebía.

La víctima señaló que sus captores lo amenazaban si intentaba escapar, con el argumento de que sólo tendrán ocho horas de arresto.

Fueron por la base aérea, aeropuerto, Ciudad Satélite y la Cruz Papal. En el trayecto, los antisociales le quitaron el sistema de sonido del vehículo y herramientas. Precisó que uno de los criminales dijo que le gustaba la radio y se la sacó.

Casi al final del recorrido, los delincuentes ofrecieron al chofer dejarlo con vida, a cambio de dos mil bolivianos y un celular equivalente a mil bolivianos. La víctima les dijo "muchas gracias".

Sin embargo, en la zona 16 de Julio, uno de los delincuentes bajó a orinar. Ese momento fue aprovechado por la víctima para escapar, no sin antes desconectar el sistema de alimentación de gas del vehículo.

El chofer corrió y encontró otro taxi al cual se subió. Alrededor de la Plaza Ballivían vio a una patrulla y alertó del caso. Los policías fueron al lugar donde había quedado el taxi de la víctima y sorprendieron al par de delincuentes aún intentando llevarse el coche.

Según el jefe regional de Diprove, teniente coronel Erick Peralta, los acusados alegan que estaba ebrios y no recuerdan nada, pero se les encontró con las autopartes del taxi en su mochila. Los antisociales fueron identificados como Carlos y Edwin, a quienes se denominó "El Gordo y el Flaco".

Fuente.