(Análisis y reflexión breve del conflicto actual, desde los barrios de El Alto)

Rafael Laura
rafolaura@ yahoo.com

El gobierno actual tiene su base social en las naciones y pueblos originarios campesinos, además de poblaciones asentadas en barrios periurbanos de las ciudades más importantes. Entre las principales poblaciones que lo llevó a Evo como Presidente es El Alto (no ha sido muy claro el apoyo a Linera, ni a los otros actores que ahora están atrincherados en el Gobierno, y aparecen con mayores derechos y boca más grande que los mismos mandantes como es la ciudadanía).

El que más apostó a los cambios esperados, ha sido y es aún El Alto; incluso de no haber recibido trato diferenciado y preferencial actualmente (ej. distribución y asignación de recursos IDH); a pesar de eso aguanta y aun apoya. Revisando lo que ha recibido El Alto en los últimos 5 años de gobierno con Evo, ha sido muy poco o casi nada, algunos ejemplos son: Construcción a medias del INCOS El Alto, alcantarillado y agua potable en el Distrito 7, construcción de la Escuela Normal, Construcción del Edificio para la UPEA (inconcluso), construcción del Instituto de defensa pública del Estado y otros proyectos menores favorecidos al Distrito rural 9 (a donde pertenece el actual presidente del Concejo Municipal). Otros proyectos como la construcción de la denominada piscina olímpica es solo recuerdo del pasado (ya se perdió por ineficiencia municipal del anterior Alcalde). Los empleos comprometidos en la exportación de ropa hacia Venezuela y Brasil, no han sido significativos y no efectivos para la población, por sus volúmenes muy menores, así como de las muchas dificultades presentadas para micro productores. Sin embargo se mantienen en discurso (como una forma de continuidad de la campaña electoral): doble vía El Alto Viacha, el Coliseo Cerrado (para lo que aún no se identifican ni terrenos pero ya están los dineros); entre los más visibles. Como se ve, estos proyecto si bien son importantes, pero no ayudan a la mejora directa en la economía familiar.

Es evidente que no existen otros proyectos de desarrollo para presentar al Gobierno nacional y la Cooperación internacional desde El Alto (ideas y perfiles sobran, pero proyecto no hay). Las autoridades locales no lograron gestionar grandes proyectos estratégicos que lleguen a beneficiar directamente a la población en forma objetiva.

El Alto ha sido la que más apostó a los cambios de la política tradicional (como continuidad de herencia colonial), ha buscado intensamente un proyecto político que no se visualiza. Apostó históricamente a varias alternativas y opciones políticas (ADN, MIR, CONDEPA, PLAN PROGRESO y en los últimos años MAS). Así como hubo un apoyo contundente con masiva votación, hubo también desencantos y frustraciones, reemplazando inmediata y abruptamente con otras opciones. En este sentido, El Alto es impredecible en sus comportamientos electorales.

El Alto carece de liderazgo, aunque sobran dirigentes. Muchos caudillos no dejan opciones al crecimiento de lideres más jóvenes; por lo que esta falencia de liderazgo, ha hecho una práctica cotidiana la forma de auto organización en cualquier momento entre las bases (aunque muy dispersa), que tampoco logra articularse en opciones alternativas dentro de las organizaciones mas representativas.

La población está afectada por la extrema pobreza (más del 87% de la población en términos de NBI, aunque oficialmente el INE tiene estimado que solo el 67% de la población es catalogada como pobre). Aproximadamente 74% de la población está en la actividad no registrada (informal), es decir, sólo un poco más del 25% es asalariada. Junto a la anterior situación se agrega la presencia mayoritaria de jóvenes (el Censo 2001 ya estableció significativa participación de población joven), que hoy no tienen empleo y se sienten frustrados.

¿Por qué El Alto tiene este comportamiento social colectivo, respecto de los acontecimientos políticos? En lo fundamental no se han abordado factores relacionados a la composición de la población alteña; casi en su integridad tiene origen rural-indígena, provenientes de centros mineros y migrantes del interior, incluso una fuerte presencia de población peruana de origen aymara). En todos los casos, se asestaron con esperanza de mejorar sus condiciones de vida que no se materializan (visión de ciudad), por supuesto cargadas también de frustraciones históricas del pasado, de los engaños continuos a sus expectativas, del manoseo y cooptación política (ej. de los dirigentes) de parte de los partidos políticos de turno (el MAS también practicó la misma estrategia del pasado tradicional). Muchos dirigentes parecen haber encontrado una forma de sobre vivencia con la función de la dirigencia permanente (que posibilitan contactos con los actores políticos, y amplían las posibilidades de negociar prebendas). Al gobierno actual le será muy difícil negociar ahora con la dirigencia ya que esta cuestionada por las bases.

Estas son las razones por los que la población de El Alto se moviliza y se auto organiza (incluso por encima de sus dirigentes, cuando siente abandono y traición): impulsados principalmente por la pobreza (bajos ingresos y falta de empleo), y que junto a la disponibilidad del tiempo (flexible por la actividad informal y autoempleo), con jóvenes dispuestos para cualquier acción colectiva ante el abandono y la frustración.

El Alto ha protagonizado eventos sociales que han marcado hitos importantes en la historia reciente de Bolivia (caso 2003), y seguirá en la misma dinámica y tendencia, porque existen problemas estructurales sin ser resueltos. Este gobierno u cualquiera que venga si no toma en cuenta la realidad y los problemas estructurales de El Alto, no esta garantizando su estabilidad y gobernabilidad (local, regional y nacional).

Es urgente la adopción de grandes y numerosas medidas paliativas que deberían salir inmediatamente (sin esperar los siguientes días en la que aumentará las movilizaciones y protestas); pero sin olvidar las grandes acciones estratégicas que requiere El Alto, esto va por la creación de empleos para generar condiciones mayores y mejores para aumentar ingresos directos y objetivos para la población.

La gente está conciente que este gobierno es suyo, EVO es Presidente gracias a su voto, pero está bajando el apoyo y la confianza, que se avizora como muy grave para los siguientes días. "No es EVO el que está mal", dicen las mujeres y ciudadanos de base, "los ministros son los mismos funcionarios de GONI y de otros gobiernos, incluso los fracasados de la izquierda con la UDP (1982-1985) está aún presentes en el actual Gobierno" (la gente tiene fresca aun las filas enormes para comprar cualquier producto en el periodo del gobierno de la UDP). La explicación de las medidas incoherentes socialmente, está relacionada a estos actores políticos y tecnoburócratas del pasado.

Este es un gobierno indígena, de campesinos y de las capas sociales peri urbanas; pero los indígenas, campesinos y sectores sociales no están en el Gobierno (exceptuando muy pocos casos, que son acosados por los actores tradicionales), porque ha sido usurpado la confianza de su voto hacia EVO. Otros aprovecharon y aprovechan aún del voto popular dentro del Gobierno sin merecerlo.

Las incoherencias y el fracaso del gobierno actual, no es fracaso de la población indígena, campesina y de las poblaciones peri urbanas como El Alto, dice la población de base. El fracaso es producto de los mismos actores políticos del pasado, y con las mismas recetas históricas (MNR, MIR, UDP, etc.). Los factores causantes de la situación muy delicada que vive nuestro país, no son más que la continuidad de las actitudes de la derecha, pero también de la misma izquierda. La alianza indígena-campesina con la izquierda tradicional (como la presente), como estamos constatando no ha funcionado. El Alto seguirá buscando otras opciones.

Las movilizaciones de los últimos días, a causa del Decreto 748 del (calificado como gazolinazo de navidad 2010), afecta enormemente al bolsillo y la economía de las familias de bajos ingresos (como es la mayoría de El Alto), y está claro que lo poco que se gana o se dispone no alcanzarán para nada, por lo que no existe otra opción que salir a las calles para protestar y encontrar mecanismos de salidas como es la violencia. Por eso cuando existe riesgo de vulneración de los derechos, nace la violencia como mecanismos accesible de respuesta.