Ricardo Bajo H.

(columna Goles son amores, periódico Cambio, 14-2-11).-

Una hora desde el centro paceño para llegar al Estadio Andino de la zona Cosmos 79 en El Alto. El asfalto se termina y comienza la pista de tierra. La reventa hace su agosto en febrero (por un ticket único de 20 bolivianos se llega a pagar 80 pesos). En los edificios precarios que rodean la cancha, la "entrada" está a diez pesitos antes del partido, luego sube. En una casa en construcción detrás de una de las curvas se apostan peligrosamente por lo menos 500 personas entre el piso uno, dos y la azotea. La cancha luce repleta, fuera más de 2.000 personas no pueden ingresar. El almuerzo es variado desde sándwinch de huevo a tres bolivianos a "pampaku" de pollo y chancho, a quince lucas. O una hamburguesa alteña !con yuca!

 

El Tigre calienta sobre el "césped sintético". "Esto es goma, viejo, no es pasto", me dice Lucho Cristaldo. Y es verdad comienza el partido y la pelota bota, bota y bota. Es un objeto volador no identificado. La Paz (por primera vez con hinchada) y el Tigre con su fanaticada alteña y paceña intentan jugar al fútbol. Pero no se puede. Tampoco hay mucho crack. The Strongest no contempla un armador y Craviotto pretende abrir y crear juego por las bandas. Pero éstas no existen: ni Addles, ni Ortega, ni Diego Bejarano, ni las subidas de Jair Torrico, ni las escasas incursiones de Gerson. Nada. La semana atigrada tampoco ayuda. La dirigencia monta dos amistosos el mismo día, perjudicando el trabajo del dt. Así malvive nuestro fútbol "profesional" donde mandan los patrones de la plata y no los marineros que saben de fútbol. El fútbol boliviano está enterrado, entre apuestas ilegales y roscas que ahora encima perciben sueldo. Estamos bajo tierra, como el "pampaku" que venden en Cosmos 79.



http://www.facebook.com/notes/ricardo-bajo/pampaku-en-cosmos-79-o-la-paz-fc-1-the-strongest-1/10150406546235602