Los trabajadores con experiencia pretenden cumplir con las expectativas del mercado del exterior.

• Debido a su característica los empleados obtienen un salario mayor para recompensar su esfuerzo en el país.

Varios trabajadores alteños con experiencia en fábricas internacionales costuran en El Alto cientos de prendas para bebes con el objetivo de cumplir con las exigencias internacionales para exportar sus productos.

Omar Cochi, dueño de la microempresa Babelito y emprendedor de esta innovación sostuvo que a partir de este lunes la empresa alteña responderá a uno de los principales desafíos para los bolivianos debido a que los productos que ofrece serán vendidos a empresarios venezolanos para demostrar que la producción nacional no tiene nada que envidiar a las confecciones textiles del Perú, Brasil y Argentina.

"Una de las razones por las cuales estamos seguros de la calidad que producimos, asegurando que competimos con los demás países de Latinoamérica, es que ahora nos estamos dedicando a la producción de prendas de bebés para llenar un conteiner de 20 piezas, equivalentes a 1.332 docenas, las cuales debemos realizarlas junto a otros cuatro talleres más de microempresarios, quienes definimos que unidos podemos responder a cualquier mercado externo, mientras que separados nos quedaríamos sólo con los clientes al interior del país", explicó.

MATERIA PRIMA

Con relación a la adquisición de materia prima que beneficie a la producción y posterior exportación a Venezuela, de acuerdo a los convenios firmados, se debe adquirir telas de algodón de nacionalidad peruana debido a la carencia de este material dentro del país.

"Las telas deben ser compradas de Lima Perú, porque es considerado como uno de los productos que tiene 100% algodón, pero lo más preocupante no es tanto la importación de la tela, que llegan a ser varios rollos, sino el dinero con el cual debemos adquirir dicha materia prima", señaló.

Al momento, los microempresarios aguardan la salida de un procedimiento burocrático, denominado "lites", que es de plena competencia del Ministerio de Desarrollo Productivo y Economía Plural, quien debe atender el armado de las carpetas con la finalidad de que las importaciones puedan llegar en el tiempo adecuado.

"El proceso al momento tiene un gran avance, porque de ellos depende la cantidad y la revisión del producto que debe ser destinado a la producción nacional con la finalidad de que se atienda al mercado externo, como en éste caso de Venezuela. Es por eso que adquirimos cerca de 20 piezas que equivalen a 20 kilos, los cuales tienen diferentes precios, dependiendo de la calidad del material y para el producto al que están destinados", acotó.

EMPLEO

Para Cochi, uno de los factores que favorece a mejorar la producción nacional en el rubro de textiles es dar la posibilidad de contratar mano de obra experimentada, que prefiera quedarse en el territorio nacional, obteniendo un mejor ingreso económico, a diferencia de quienes recién empiezan a tener experiencia.

"Como estamos respondiendo a un mercado externo y que tiene sus propias exigencias, a diferencia del mercado interno, es importante señalar que en el equipo de producción, hemos buscado los mecanismos para contratar personas experimentadas a trabajadores que ya salieron del territorio nacional y que conocen de las exigencias de otros mercados como el Brasil o Argentina donde se busca nuevos estilos y mejora del diseño y la costura en prendas textiles, a ellos les pagamos más que a los trabajadores iniciales pero vale la pena la inversión porque su trabajo servirá para que nos mantengamos en los mercados externos", mencionó.

"Nuestro precio y calidad son competitivos porque los empresarios venezolanos están conscientes de que han contratado a microempresarios y no empresas grandes, que en términos de precios, es muy alto para ellos, mientras nosotros debemos responder sobre todo a la calidad de una empresa grande, donde desde el nombre y la antigüedad están incluidas en el valor agregado de su producto", indicó.

El seguimiento y la supervisión de los empresarios venezolanos que contrataron microempresarios, es continuo, porque antes de formalizar el convenio, se han tenido cuatro inspecciones, las mismas que se realizan cada dos semanas, con la finalidad de confirmar hasta el último instante que se cumple con los tiempos establecidos, incluyendo el envío realizado por aire.

 


http://eldiario.net/noticias/2011/2011_07/nt110719/5_07nal.php