Sólo 20% de los bachilleres continúan sus estudios


Miles de jóvenes alteños se ven obligados a buscar empleo por diferentes circunstancias.

• Alrededor de 8.000 jóvenes que terminan su colegiatura se encargan de engrosar las listas de desempleo cada año.

Un estudio efectuado por la Comisión de Planificación y Desarrollo Productivo (Copladep) del Legislativo Municipal, presidido por el concejal Oscar Huanca, arrojó como resultado que en El Alto cada año egresan de secundaria alrededor de 10.000 estudiantes, de los cuales sólo 2 mil prosiguen con estudios superiores y el restante se ve obligado a buscar una fuente laboral por su magra economía.

Moisés Ávila, asesor de la Copladep, explicó a EL DIARIO que la urbe alteña es la segunda ciudad más habitada del país, con un crecimiento poblacional de un 9,5%, hecho que fue calificado como una "explosión demográfica" y su tasa de analfabetismo es del 7,89% en la población de 15 años o más, otro dato importante es que el 90% de los estudiantes aprenden en unidades educativas públicas y 10% en unidades privadas.

Según datos recopilados de la Dirección de Educación de El Alto del Gobierno Municipal alteño, cada año salen 10.000 nuevos egresados del nivel secundario de las distintas unidades educativas aproximadamente y de ellos 2.000 estudiantes se inscriben en las universidades, instituciones superiores, normales y otros, el resto de los jóvenes lamentablemente se quedan postergados en su formación profesional debido a diferentes aspectos, el más importante el económico.

Sin embargo si comparamos los municipios del eje central La Paz, Cochabamba y Santa Cruz cuentan con mayores niveles de estudios alcanzados, en cambio podemos señalar que El Alto tiene los menores índices de desarrollo educativo ya que el 86% tiene instrucción primaria - secundaria, y tan solo el 13% cuenta con un nivel de técnico y universitario según muestra la base de información del INE- CNPV 2001.

"Esto nos muestra que los estudiantes sólo concluyen el nivel segundario y posterior a ello se puede deducir que engrosan el desempleo teniendo una incidencia directa en la pobreza que llega al 66.9% de la población, es decir de cada 10 alteños, 7 son pobres los mismos que están buscando empleo, trabajo y supervivencia para llevar el pan del día a cada hogar quedando en un segundo plano la formación profesional superior, lo cual es preocupante", señaló Ávila.

Sugirió que para hacer frente a esta problemática, "nuestras autoridades nacionales, departamentales y municipales deberían ofrecer políticas de inserción laboral y alternativas de solución a este problema en la educación superior, ya que la mano de obra de la población estudiantil egresada debe cualificarse para su inserción en la actividad productiva laboral del país, sin dejar de lado el proceso de formación superior o técnico".

"Para ellos debe existir políticas, programas y proyectos claros que reactiven el desarrollo económico productivo de esta ciudad a la par el desarrollo del conocimiento de la educación técnica y superior los cuales deben interrelacionarse y combinarse para solucionar estas demandas vitales como es el empleo, trabajo y el desarrollo a fin de reducir la incidencia de pobreza de los habitantes alteños", acotó Ávila.

Como una postergación en inversión pública se muestra que en el Gobierno Autónomo Municipal, para generar empleo y reactivar su economía, se invierte tan sólo un presupuesto de Bs 7.763.409 en el Programa de Desarrollo Económico Productivo, el cual equivale a una inversión del 1,29 %, del total de los programas y proyectos nuevos en la gestión 2011.

"Para la ciudad de El Alto, esta cifra lamentablemente es insignificante ya que este municipio recibe por el Tesoro General de la Nación Bs 626.299.403, por lo cual considero que se debería programar mayores recursos en inversión pública", señaló.

Sostuvo además que lo más alarmante es que de la fuente de los recursos del Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH) no se tiene programado ni un sólo peso en la gestión 2011 a la educación, lo cual estaría transgrediendo la Ley No 3058 el Decreto Supremo 29565 y Ley No 2235 del Diálogo Nacional 2000.

"Estas cifras deberían reflexionar a nuestras autoridades municipales, departamentales y nacionales como también a la población en su conjunto a fin de reorientar nuestras acciones con políticas públicas claras que busquen el desarrollo económico en función a la educación superior, a partir de que los 10.000 estudiantes que egresen cada año de las diferentes unidades educativas de la ciudad de El Alto no engrosen el desempleo en nuestra ciudad si no nuestros jóvenes sean las soluciones en el desarrollo y conocimiento para los alteños y bolivianos", finalizó.


http://eldiario.net/noticias/2011/2011_10/nt111024/5_08nal.php

Previous
Next Post »