Ante el incremento de la inseguridad ciudadana y la falta de políticas de prevención por parte del Gobierno, la dirigencia de la Federación de Juntas Vecinales (Fejuve) confirmó la firma de un acuerdo con una empresa aseguradora privada para que vecinos obtengan un seguro de vida a cambio de aportes anuales, según anunció el presidente de la organización, Rubén Paz.

“Tomando en cuenta que sólo el 20% de la población en la ciudad de El Alto trabaja en calidad de empleado público, mientras que el 80% restante se dedica al trabajo por cuenta propia, aspecto que genera un riesgo mayor en su seguridad personal ante la inseguridad registrada en las diferentes zonas. En tal sentido es que la dirigencia ha efectuado la solicitud de asegurar para comenzar a por lo menos 1.500 vecinos como inicio del proceso de seguro personal, es por eso que podrá dar la posibilidad de favorecer a un ingreso mínimo efectuado por parte de los propios vecinos”, explicó el dirigente.

APORTES

De acuerdo al convenio firmado los montos de aporte de manera anual en favor de ciudadanos de la ciudad de El Alto son de $us 15, destinado al seguro contra accidentes que cubre hasta $us 500 a la persona y en caso de muerte corre $us 5.000 al beneficiario.

El segundo plan es de $us 28 de aporte anual, aporte que cubre otro tipo de accidentes, que es de $us 1.000 las curaciones y en caso de descenso llega a 10.000 dólares en favor del beneficiario o algún familiar del aportante.

“Mientras se cubra las 1.500 personas, el acuerdo incluye a más de 5.000 solicitantes, con la finalidad de poder beneficiar a vecinos (as), de los 10 distritos municipales urbanos, con la finalidad de poder favorecer a las personas que no tienen una fuente de empleo seguro o un seguro de salud”, aseveró Paz.

SEGURO

De acuerdo a Paz, el seguro personal que se busca por parte de los vecinos, si bien no favorece a la familia en su plenitud, es considerado como un mismo aporte por parte de los ciudadanos ante la falta de empleo digno y seguridad en las calles, donde por semana se reportan entre dos a cuatro levantamientos de cadáver, además de cinco a ocho casos de robos diarios.

“Muchos integrantes de familias que no dependen de un empleo digno, se empobrecen más cuando uno de los familiares fallece, aspecto que significa un gasto mayor de recursos en contra de la magra economía con la que cuentan por ser grupos familiares que llegan a depender de la venta del día”, reiteró el dirigente vecinal.

www.http://eldiario.net/