Todos los días, llueva o haga sol, se ve este panorama, inmensas filas en las puertas de ENTEL: Ingreso al lugar, hasta que los policías se den cuenta tomo algunas fotos: Guardo rápidamente mi cámara, en ese instante los policías me piden identificación, me identifico como periodista ciudadano, traen al responsable de la ENTEL El Alto, le planteo, las siguientes preguntas: ¿porque los ciudadanos de El Alto tienen que estar haciendo filas a la intemperie? ¿cuantas personas trabajan? Me dice que no puede responder, que los únicos autorizados son el personal de la dirección de comunicaciones de ENTEL, me invita a visitar su oficina, trata de que me atiendan los de comunicación, no lo logra... Escucho que el instructivo de trabajo a puertas cerradas vino de funcionarios de alto nivel ante los constantes intentos de la población alteña de ingresar a las oficinas de ENTEL para cambiar sus chips ... Pienso, ENTEL opto por la solución mas sencilla, en vez de aumentar personal para atender a los ciudadanos de El Alto, prefieren cerrar las puertas. Al final, me da dos números de personal de comunicación para que les pida una entrevista. Al salir, cuento los escritorios de atención al cliente, son apenas 15 y solo hay nueve personas atendiendo... Volveré la siguiente semana.