XIMENA PAREDES/PAGINA SIETE
    XIMENA PAREDES/PAGINA SIETE
    Ceja, El Alto
    Cerca de 300 mil personas circulan diariamente, ahí confluyen 476 líneas de micros y minibuses, oficinas estatales y privadas que atrae a habitantes de los 650 barrios alteños e incluso de provincias, y es imposible hacer un cálculo de la cantidad de comerciantes minoristas que tienen en esas calles su fuente de trabajo, en la Ceja de El Alto.

    La centralidad de las oficinas, la congestión (vehicular, peatonal, del transporte); el comercio caótico de productos y servicios en puestos fijos, semifijos y ambulantes; la vivienda y el comercio; la apropiación del espacio público por las festividades folklóricas y ferias zonales; el deterioro ambiental; la inseguridad ciudadana y la falta de lugares de ocio y recreación son los problemas identificados en la Ceja, según el diagnóstico de la Red Habitat.

    Este panorama hace que la Ceja se convierta en un lugar poco amigable para la habitabilidad con calidad de vida. Las edificaciones están concentradas con una alta densidad y un 29,3 por ciento de ellas tiene más de tres plantas, lo que a su vez contribuye a derramar sombra a las calles por tiempos largos. Fachadas sin revoque y con sólo la planta baja construida, o fachadas tradicionales "todas", con cierto grado de deterioro por falta de mantenimiento y uso excesivo por el comerciante en caso de las plantas bajas, dice el informe de la Red Habitat.

    En el caso de la actividad comercial, hasta un 90 por ciento del espacio público está ocupado por mercancías como plásticos, juguetes y electrodomésticos, y esto tiene su correlato en la vía vehicular donde los comerciantes también han instalado sus puestos de venta. El problema tiene su complejidad y se extiende en distintos barrios y villas que conforman la Ceja, que involucran también a una pequeña parte de la ciudad de La Paz, como el Faro Murillo y barrios del macrodistrito Max Paredes que empalman con El Alto.

    El director de la Red Habitat, David Quezada, explicó que después del diagnóstico realizaron propuestas de acción para cada uno de los problemas identificados, tomando en cuenta especialmente las demandas de las mujeres trabajadores, desde policías hasta comerciantes, de un espacio público seguro y habitable (Con información del PIEB).