Wara Vargas / Página Siete
    Wara Vargas / Página Siete
    Juan M.D., uno de los sospechosos, fue presentado así.

      La FELCC señala que no se cerró el caso y se busca a más implicados


      INDAGACIÓN Una llamada realizada por los presuntos autores del crimen llegó a un recluso del penal de San Pedro de La Paz. Hay ocho bandas de cogoteros identificadas.

      Página Siete / La Paz - 16/04/2012

    La Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) reveló ayer que los cogoteros que asesinaron a los hermanos Verónica y Víctor Hugo Peñasco llamaron a un reo de la cárcel de San Pedro desde el celular de la víctima.

    "El día de la muerte de las dos personas se realizan tres llamadas desde el celular de la víctima. Una de ellas llega a un recluido en la cárcel de San Pedro y se hace el vínculo", informó ayer el director nacional de la FELCC, Jorge Toro.

    Los hermanos Peñasco fueron cogoteados el 25 de febrero, cuando se dirigían de su casa hasta los medios de comunicación en los que eran periodistas.

    Asimismo, Toro señaló que la Policía no cerró la investigación del crimen de los hermanos periodistas y seguirá con la búsqueda de más personas involucradas en el hecho, entre las que se encuentren en el penal y otras prófugas. El domingo, el ministro de Gobierno, Carlos Romero, dio por cerrado el caso y anunció que ahora un juez tiene la última palabra -inicio del proceso judicial hasta la sentencia- y que habría un prófugo más.

    "Por la vinculación de las llamadas que originó la detención de cinco nuevos sospechosos, el caso estaría esclarecido, pero no descartamos que hayan más personas involucradas. Nunca se cierra un caso hasta que salga la sentencia. Estamos en la etapa de investigación", explicó Toro.

    El viernes, cinco personas, tres varones y dos mujeres, fueron detenidas luego de realizar tres operativos en las zonas de la ciudad de El Alto por efectivos de la FELCC y otras unidades. Fueron identificadas como los responsables del crimen de los hermanos Peñasco, el 25 de febrero.

    "Después de dos meses de un trabajo de investigación se logró detectar a estas personas. A través de un flujo de llamadas que se dieron el día de la muerte de los hermanos se realizaron tres llamadas clave y es así que verificamos que se hicieron desde el celular de la víctima Verónica Peñasco", contó el jefe policial.

    Una vez identificadas las llamadas, se requirió a un experto en sistemas para que realice un estudio de informática y se conecten las mismas en diferentes zonas a las que se fue después.

    El domingo, el experto explicó que su trabajo se basó en una triangulación geográfica de llamadas registradas en las radiobases en las zonas donde estuvieron los sospechosos.

    Se conoce que los dos celulares fueron entregados a Noemí y Amalia N., quienes la tarde del sábado 25 de febrero vendieron los aparatos a una mujer en la zona 12 de Octubre, de El Alto.

    La Policía contactó a la que compró los celulares, Betty Flores, quien confirmó el hecho.

    El coronel Toro señaló que los cinco detenidos el viernes tienen relación con los otros dos aprehendidos en marzo como sospechosos del crimen, Félix Yupanqui y Adalid Mamani. "Todos se relacionan, todos son sospechosos del crimen", manifestó.

    En dos meses, hay siete detenidos

  • Dos aprehendidos Félix Yupanqui, alias el Matón Quitacalzón y Adalid Mamani, alías el Botija, fueron detenidos el 7 de marzo luego de realizar distintos operativos. Tras su aprehensión, se halló en la casa de Yupanqui la ropa interior que pertenecía a Verónica Peñasco, según la Fiscalía, y los zapatos fueron encontrados en la casa de Mamani.


  • Cinco sospechosos Juan M.D., Centurión M., Manuel C. M. y las hermanas Noemí y Amalia N. fueron detenidos el viernes en tres zonas de la ciudad de El Alto después de ser identificados como los presuntos autores del crimen de los hermanos periodistas. Se encontraron decenas de celulares y otros objetos en las casas que fueron allanadas