Vendedores “sacan el jugo” a las llantas nuevas y usadas .

07:35 1 Comments


      Fotos: Ximena Paredes / Página Siete
      Fotos: Ximena Paredes / Página Siete
      Técnicos de la empresa Chasqui trabajan en una llanta que será recauchutada.

        Las ruedas viejas son usadas para hacer varios productos


        NEGOCIO Pueden ser recauchutadas hasta cinco veces y cuando ya no sirven son utilizadas para confeccionar suelas, abarcas y hasta correas transportadoras.


      Nueva, usada o en la última etapa de su vida útil, una llanta es un buen negocio incluso cuando es desechada, ya que puede servir para fabricar otros productos. Hay al menos cuatro rubros en los que se "saca el jugo" hasta al último pedazo de los neumáticos. 

      El Alto es uno de los lugares donde se registra ese fenómeno comercial, impulsado sobre todo por el transporte pesado, sector que constantemente renueva estas piezas de los vehículos.

      Los cuatro rubros son la venta de llantas nuevas, el comercio de las que tienen medio uso, el recauchutado y la fabricación de subproductos.

      El primero se desarrolla en la avenida 6 de Marzo, en el cruce a Viacha y en lugares aledaños. Las llantas nuevas para el transporte pesado cuestan hasta 600 dólares, de fabricación estadounidense, y hasta 200 dólares aproximadamente, sin son chinas. 

      La venta de llantas usadas, que se concentra en los puestos ubicados en las cercanías del "cruce Taquiña", en la avenida 6 de Marzo, es realizada por los "rescatadores", que las comercializan en 400 y hasta 1.500 bolivianos, según "el estado de la huella" o banda de rodamiento sobre la ruta. 

      "El precio de la llanta se fija en función a la huella; si está bien conservada cuesta más, si está gastada vale menos y si tiene un defecto, como un tajo, el precio baja", dijo una vendedora.

      Las de medio uso provienen de dos fuentes: de los transportistas, que compran llantas nuevas para sustituir las semigastadas, y de importadoras al por mayor.

      Los choferes que viajan a Chile o Argentina, donde no se puede ingresar con llantas demasiado viejas, suelen vender el producto.

      "Hay empresas que deben usar, al menos cuando viajan al lado de Chile, las llantas en buen estado. Entonces, generalmente venden (las viejas) a los rescatadores, que van a comprar hasta los garajes", dice Néstor Villca, secretario de Hacienda de la Cámara de Transporte pesado de El Alto.

      Con respecto a las importaciones de neumáticos "a medio uso" , el vendedor Juan Carlos Huanca explica que provienen de Japón, Estados Unidos y Europa. Hay un grupo de mayoristas que distribuye el producto entre los comerciantes de menor escala. Él vende llantas nuevas y usadas para minibuses y taxis, y explica que la gente prefiere más las usadas, debido a que son más baratas. Si una llanta japonesa para taxi llega a costar 450 bolivianos, una usada vale hasta 250 bolivianos.

      El tercer rubro, el del recauchutado, se centra en "volver nueva una llanta vieja", dice Víctor Chipana, dueño de la empresa Chasqui, una de las pioneras de este negocio en El Alto. El proceso consiste en remover la banda de rodamiento (huella) vieja de la cubierta de la llanta para colocar una nueva. Las empresas trabajan principalmente a pedido (v. el infograma).

      El recauchutado de una llanta cuesta, en promedio, 150 dólares. 

      Si el neumático es nuevo, "siempre que no sea chino", puede ser arreglado hasta cinco veces, explica Vilca. Si es de fabricación china, sólo puede ser reparado una vez.

      Samuel Medina, gerente de la empresa Renoband, explica que al mes se recauchutan entre 100 y 120 llantas. "Nos podemos imaginar cuántas llantas se salvan cada año, y sabemos cuánto contamina una goma después de entrar en desuso. Estamos aportando al medio ambiente", dice.

      El otro rubro del aprovechamiento de las llantas es la fabricación de subproductos. Cada llanta vieja cuesta unos 70 bolivianos, dice una vendedora.

      "La llanta vieja que ya no sirve nosotros la volvemos a reusar", dice Chipana, quien hace suelas de zapato, pisos de goma para autos, parches, "ponchillos protectores" para la llanta (van entre el aro y la rueda) y hasta correas transportadoras para máquinas chancadoras mineras. 

      Otras personas también manufacturan abarcas, bateas, macetas y bañadores e incluso se usa el producto como combustible para fabricar ladrillos, aunque esta práctica, altamente contaminante, se redujo gracias al control de autoridades.

      El mercado

    • Nuevas Las llantas nuevas son vendidas en la avenida 6 de Marzo, en cercanías al cruce Viacha.


    • Usadas Se comercializan en el denominado cruce Taquiña. El precio fluctúa entre Bs 400 y Bs 1.500.


    • Chinas Las hay de todas las marcas y precios. No obstante, la gente prefiere las más baratas, que en consonancia tienen "baja calidad".


    • Coreanas Son reparadas en Corea, pero tienen gran aceptación entre los clientes, debido a que funcionan en buenas condiciones. 


    • Recauchutadas La reparación de las bandas se realiza en plantas que se ubican cerca de la avenida Bolivia, camino a Viacha y la zona de Río Seco.


    • Otros usos Las llantas se usan para hacer abarcas, suelas de zapato o bateas. 

--  http://www.paginasiete.bo/2012-05-13/Economia/NoticiaPrincipal/55eco010113.aspx

e.bolivia

Some say he’s half man half fish, others say he’s more of a seventy/thirty split. Either way he’s a fishy bastard.

1 opiniones importantes.:

Maru dijo...

Es sumamente importante esto, igual hay varias formas de conseguir llantas baratas. Algunos prefieren comprarlas de segunda mano, pero yo sigo insistiendo que lo mejor es comprar marcas alternativas