Según autoridades antinarcóticos, la urbe alteña se convirtió en una ciudad de tránsito para la droga y dejó de ser productora de los estupefacientes.


Las factorías ubicadas en las zonas periurbanas fueron incineradas luego de la investigación, para impedir que continúen con la elaboración de narcóticos.

La Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (Felcn), acabó con el 70% de las factorías de droga instaladas en las zonas periurbanas de la urbe alteña, según informó a EL DIARIO el mayor Weimar Ledesma, responsable de la unidad.

Según la versión de la autoridad, la ciudad de El Alto es considerada como una población que no consume en grandes cantidades la cocaína pero se convirtió en una urbe de tránsito de la mercadería ante la constante internación de los estupefacientes, en especial del Perú.

Asimismo, reportó que la presencia de factorías en esta ciudad el 2010 y la pasada gestión era denunciada por la sociedad alteña en contra de quienes se dedican a esa actividad ilícita y desechaban coca pulverizada y químicos a los lechos del río, lotes vacíos o en las mismas avenidas de zonas alejadas.

"La droga que se interna, por ejemplo del Perú, no se mantiene en su totalidad en la ciudad de El Alto, se destina a otros puntos fronterizos o donde se llega a cualificar mejor mediante el cristalizado, proceso que se realiza sobre todo en el oriente boliviano donde el producto que es internado con un costo de $us 100 llega a quintuplicar su valor antes de salir por otro punto fronterizo", detalló la autoridad policial.

Para Ledesma, hace tres años la urbe alteña era considerada como una zona donde se podría crear factorías de droga pero en la última gestión se llegó a reducir hasta el 70% dicha actividad del narcotráfico gracias a la participación permanente de la sociedad, ciudadanos que mediante sus representantes vecinales consiguieron evitar la proliferación de esta actividad ilícita.

"Yo quiero agradecer a los vecinos y vecinas de la ciudad de El Alto, quienes han comprendido que las drogas destruyen familias, a nuestros propios hijos e hijas, por lo tanto, son ellos quienes han ayudado a la unidad antinarcóticos para que se encuentren las factorías que eran instaladas en casas abandonadas, alquiladas o en subsuelos. Por lo tanto, El Alto ha dejado de ser una ciudad que producía cocaína pero debe afrontar ahora ser la ciudad de tránsito de la internación de droga peruana", explicó.

El entrevistado aseguró además que quienes se dedican a las actividades ilícitas del narcotráfico han identificado que el invertir en una construcción de factorías es una actividad de alto riesgo, mientras que la internación de droga que puede incrementar su precio en más del 100% no genera un riesgo mayor en contra de la propiedad de las personas o la detención de los núcleos familiares implicados en este tipo de hechos.

La Fuerza antidroga en la ciudad de El Alto, si bien trabaja en función a la información y la incidencia de la misma, identifica a la internación de droga y el microtráfico como las actividades más frecuentes que deben ser controladas por esta instancia con el apoyo de la sociedad, quienes llegan a aplicar el derecho a la denuncia.

"Por lo tanto, es la mayor preocupación de la población el incremento de microtráfico en sectores urbanos como La Ceja de El Alto, donde la proliferación de actividad comercial y presencia de la sociedad en su conjunto sirven para que los comercializadores de droga en sobres y gramos, se minimicen. Las unidades educativas, universidades y centros de distracción deben tener un sistema de control y fiscalización por parte de los padres de familia y los propios estudiantes, con la finalidad de evitar que se incremente el consumo de la droga", concluyó el entrevistado.


http://www.eldiario.net/noticias/2012/2012_06/nt120621/nacional.php?n=65&-la-felcn-acabo-con-el-70-de-las-fabricas-de-droga-en-el-alto