Las plantas de lácteos en Amachuma, Distrito 10, y en Pomamaya, Distrito 9 del municipio de El Alto, no funcionan hasta el momento por falta de servicios básicos y otros elementos, pese a que su infraestructura y equipamiento ya fueron entregados hace dos años.

"Evidentemente están hace dos años así sin funcionar, la intención del Alcalde es hacer funcionar, pero no tenemos los recursos suficientes para ello, son varias cosas que faltan, desde el suministro de agua, planta de pre tratamiento, planta de tratamiento, tanques de gas", dijo a ERBOL el responsable de proyectos de la Dirección Agropecuaria del Municipio, Marcos Quispe.

Además, según el funcionario municipal, se tiene que comprar carros distribuidores y recolectores, tanques de enfriamiento, entre otros factores, que tendrán un costo adicional estimado en unos seis millones de bolivianos.

"Estas plantas están equipadas para una capacidad de mil litros por hora, si nosotros conseguimos una materia prima suficiente para que funcionen, pueden trabajar hasta 24 horas, en tres turnos, sin embargo, si somos realistas, tampoco estamos en esa capacidad de hacer funcionar en los tres turnos, ojalá funcionen con unos cinco o 10 mil litros", afirmó.

Señaló que no se podrá explotar la totalidad de la capacidad de estas plantas porque los beneficiarios (proveedores de leche) están actualmente vendiendo su materia prima a las empresas privadas, como PIL y Delicia, incluso algunos productores tienen acciones en dichas compañías.

"Entonces, será un poco difícil revertir que toda la producción sea destinada a estas plantas lácteas (municipales).Ahora la intención es poder hacer un convenio estratégico a través de Lácteosbol (la empresa estatal Lácteos de Bolivia), para que puedan suministrar la materia prima de otros municipios o de otras comunidades", apuntó.