Luego de varias semanas de evaluación a los semáforos digitales instalados en las principales calles de la urbe, Rolando Fernández, director de Tráfico y Vialidad, considera que se encuentran aptos para mejorar el tránsito de vehículos y peatones en la ciudad, colaborando con la educación vial de los alteños.

Desde el día de la presentación de los semáforos digitales, la Dirección de Tráfico y Vialidad se remitió a realizar una serie de pruebas técnicas en las que se verificó el apto funcionamiento de las mismas y las posibilidades de una instalación permanente en la ciudad.

El director de esta área informó que "los semáforos digitales pasaron las pruebas a las que fueron sometidos por los funcionarios y que evidentemente cuando se pusieron en funcionamiento presentaron algunas deficiencias, pero ya se mejoraron y ahora están listas para que la población acceda a una nueva tecnología".

Asimismo, sostuvo que las examinaciones fueron de carácter tecnológico y que la evaluación ha sido estrictamente técnica. "Yo he estado al tanto de la verificación de la estructura de los equipos en los aspectos referentes al calor, además de la medición de consumo de energía eléctrica donde se detectó que algunos cabezales tenían percances y se han mejorado sus circuitos", señaló.

Del mismo modo, el entrevistado expresó que "se están tomando precauciones por algún problema que pueda suscitarse, la empresa está construyendo módulos adicionales para poderlos poner en caso de emergencia, a partir de hoy, ya estarán predispuestas todas las intersecciones y nos comunicarán para que se pueda prescindir de los semáforos antiguos", agregó Fernández

Por otra parte, la autoridad manifestó que gracias a su conteo se puede ahorrar tiempo por cada paso que realiza un automóvil en cada cambio de semáforo.

"Son entre dos y tres segundos porque permite que los conductores se alisten para partir a tiempo, entonces mejora la circulación vehicular y el paso peatonal, también", acotó Fernández.

Entretanto, las cebras señalan que los semáforos digitales mejoran el tránsito ya que "la gente sabe cuando cruzar y cuantos segundos faltan para que cambie, entonces es más fácil".

Sin embargo, Irene Ramírez, una educadora vial, dijo que la población en general demuestra poca importancia a las señales de tránsito. "Hay personas que ni siquiera se fijan en los semáforos o los letreros, pasan de una forma imprudente y ocasionan que los vehículos tengan que frenar de golpe", manifestó.

Agregado a ello, los peatones creen que el sistema nuevo aportará positivamente a la circulación vial ya que es más llamativo y que los ciudadanos pueden contar y estar preparados para pasar al frente evitando accidentes.

"Pienso que, aunque las autoridades pongan unos letreros gigantes a colores y con sonido, la gente no va a obedecer las señales, nos falta una cultura urbana y eso impide que se puedan mejorar las rutas. Aún con cinco semáforos los vehículos no respetan y avanzan ni cuando hay un barita cerca, pero éstos son mejores que los otros así que ojalá funcionen", señaló Daniela Ruíz, residente de esta urbe.

De igual manera, los chóferes creen que en realidad hace falta mejoras en la educación vial de la población, ya que "se tendría que enseñar a los ciudadanos a interpretar, desde la infancia, todas las señales de tránsito porque la gente camina apurada y no se da tiempo ni para esperar los semáforos", indicó Jorge Belmonte, conductor alteño.

Según información de la Comuna, se cuenta con 81 unidades de semáforos de los cuales 60 son cabezales, de dos y tres colores, 22 contadores regresivos que están instalados en 11 intersecciones troncales en las principales avenidas. En la 6 de Marzo son siete calles que cuentan con éstos, en la avenida del Kilometro 7 son dos y en la avenida Juan Pablo II dos intersecciones.


El Diario.