El capitán Rafael Cáceres, intendente Municipal de El Alto, advirtió que los alojamientos que reciban en sus instalaciones a menores de edad que no estén acompañados por un adulto serán clausurados.

Los diferentes operativos realizados por la entidad edil junto a la Fiscalía, la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc), la Defensoría de la Niñez y Adolescencia y la Dirección de Seguridad Ciudadana de El Alto brindan datos estadísticos alarmantes ya que cada vez son de menor edad los jóvenes que se encuentran en los lenocinios, bares, y otros negocios que comercian bebidas alcohólicas.

Las zonas de mayor incidencia son La Ceja y Villa Dolores, donde, durante los fines de semana, gran parte de la población alteña se da cita a los centros nocturnos y en muchos casos, cometen excesos, "En estas zonas encontramos todo el tiempo irregularidades, es por eso que el Municipio le presta mayor atención a este sector", informó el Intendente.

Los jóvenes menores de edad asisten a estos sitios convirtiéndose en el sector más vulnerable durante la noche, "Cada vez son más jóvenes las personas que se encuentran en estos lugares, se exponen a peligros que en muchos casos les cuesta la vida y también problemas como el proxenetismo, alcoholismo, drogadicción, etc.", agregó la autoridad indicando también que en muchos casos son los jóvenes quienes inducen a los propietarios a permitirles entrar a estos sitios.

Sin embargo, la autoridad municipal insiste en que la mayoría de los centros nocturnos cuenta con la legalidad. "Se puede verificar que casi el cien por cien de estos negocios cuentan con la autorización correspondiente, pero es posible que haya alguna observaciones en los pagos de patentes o retraso de este tipo de cancelaciones, aun así, se puede observar el control que nosotros realizamos", señaló.

En caso de que los propietarios infrinjan en algún tipo de faltas en el horario o la procedencia de la mercancía la Intendencia expende tres advertencias, conformadas con cierres temporales y multas económicas. "Las sanciones van desde la multa de mil UFV, que significa el pago de cerca de Bs 1.750, hasta el cierre definitivo de su local", comentó Cáceres.

Sólo en caso de que se encuentren menores de edad, en este tipo de negocios, la municipalidad es inclemente en cuanto a las sanciones. "Corresponde el cierre definitivo, es decir se retira indefinidamente la licencia de funcionamiento, la normativa en este caso es clara, nosotros como autoridades no podemos jugar con este tema, es considerada una sanción grabe que no tiene vuelta atrás", señaló.


El Diario