Equipo ONADEM

Violencia_El_AltoEl Alto es una ciudad peligrosa, víctima de la delincuencia, una urbe pobre y en "vías de desarrollo", de acuerdo a la imagen presentada por la prensa paceña y alteña.  Un monitoreo realizado por el Observatorio Nacional Medios (ONADEM) de la Fundación UNIR Bolivia visibiliza la poca cobertura informativa que la joven ciudad recibe por parte de los diarios y muestra que la violencia y criminalidad son el principal tema noticioso cuando se habla de El Alto. A la vez, otro estudio exploratorio sobre las condiciones de trabajo y de formación de periodistas en dicha ciudad –también realizado por el ONADEM- muestra la precariedad en la que este sector  desarrolla sus actividades así como las demandas de los trabajadores de la prensa a la universidad pública y a las autoridades. 

 ¿Cómo se representa El Alto en la prensa paceña y alteña?

El estudio titulado pdf "Representaciones El Alto en la prensa alteña y paceña", elaborado por Virginie Poyetton en el ONADEM, obtuvo resultados que convocaron al análisis.  Entre el 9 y el 23 de enero de 2012 se analizaron las notas de prensa de seis  periódicos paceños (La Razón, El Extra, Página Siete, Cambio, El Diario y La Prensa) y del único diario de El Alto, El Alteño. Uno de los hallazgos de la investigación  refleja la poca presencia de noticias sobre la urbe alteña en la prensa paceña. Aparte de El Alteño y de algunas iniciativas como el suplemento especial de Cambio, "Alteño",  o de la página diaria de La Razón, bajo la sección "Ciudad El Alto", no parece que exista una verdadera estrategia de cobertura de la realidad cultural, socioeconómica y política de El Alto por parte de los medios escritos paceños.

 En el tratamiento periodístico de las notas destaca la alta presencia de fuentes oficiales en comparación con otras (organizaciones sociales, ONG, profesionales, ciudadanos). Salvo El Alteño (32%), el porcentaje  de fuentes oficiales pasa el 50% en todos los periódicos. El 27%  de las fuentes corresponde a la Fuerza Especial de Lucha contra el crimen (FELCC). 

Condiciones laborales precarizadas e informalidadLas condiciones laborales de los periodistas en El Alto, de acuerdo al estudio "Periodismo y Periodistas en El Alto" realizado por Vania Sandoval y Gary Ramírez,  son precarias y están ligadas a la estructura "informal" de los medios. Dicha investigación exploratoria recogió las opiniones de 14 dirigentes del periodismo alteño (en entrevistas realizadas a mediados del año 2011), los que afirmaron en un 72% de los casos que los salarios no son correctos para los alteños y que las condiciones laborales de El Alto en 29% son pésimas, en 14% malas y el 21% regulares. Sólo el 22% tiene contrato de trabajo.

Los periodistas alteños entrevistados demandaron  tener más oportunidades de formación y actualización académica en la ciudad. La Universidad Pública de El Alto  (UPEA) no satisface totalmente las necesidades de formación periodística, tiene un enfoque centrado en la comunicación social y no en la formación de periodistas de forma específica (al igual que la UMSA, UAGRM y otras carreras del país).

Las agresiones a periodistas alteños se denuncian poco, y están ligadas a las condiciones laborales precarias y a la conflictividad expresada en movilizaciones en calles y carreteras.  Esta conclusión está  refrendada por la base de datos de agresiones a periodistas en el país, y los propios testimonios de periodistas alteños, que señalan que existen limitaciones para denunciar las agresiones a periodistas, generalmente ligadas al temor a represalias o a perder el puesto de trabajo.

La mirada interna

Violencia_El_Alto_3Con el fin de brindar insumos para la reflexión y debate sobre las dificultades del ejercicio periodístico en El Alto y la representación de esta ciudad en la prensa, el ONADEM presentó los resultados de su trabajo en un conversatorio realizado el pasado 9 de agosto con periodistas alteños, quienes intercambiaron criterios sobre la problemática relativa al ejercicio periodístico.

A partir de los resultados obtenidos por el ONADEM se logró conocer la percepción de los periodistas encargados de la cobertura informativa en la urbe alteña. Ilich Ordoñez, jefe de prensa de Paceñísima de Televisión, indicó que una de las posibles causas para que la mayor parte de noticias originadas en esta ciudad estén  relacionadas a violencia sea la falta de medios de comunicación propios de El Alto y  la precariedad en la que funcionan los pocos que existen. "La mancha urbana de El Alto quizás ha superado a la de La Paz, pero los departamentos de prensa en La Paz cuentan hasta con cinco equipos, mientras en El Alto simplemente tienen uno, que tiene que encargarse de hacer el tema de alcaldía, seguridad y social".

La secretaria ejecutiva de la Federación de Trabajadores de la Prensa de El Alto, Fabiola Furuya, afirmó que las agresiones son un tema muy difícil de esclarecer y sancionar. Lamentó  el deceso de los hermanos y periodistas alteños Verónica y Víctor Hugo Peñasco Layme , ligada a las condiciones laborales precarias de trabajo y a la inseguridad de la ciudad de El Alto. Además, recordó a los asistentes el asesinato del periodista Carlos Quispe, en el municipio de Pucarani, el año 2008, caso que hasta la fecha no ha sido sancionado ni esclarecido. Esta muerte fue atribuida a la realidad laboral de los periodistas de provincias, que reciben en muchos casos presiones y agresiones que no son difundidas ni denunciadas. 

Furuya argumentó que la inseguridad es un tema que no puede ser ocultado ."Si bien la ciudad de El Alto se muestra como una ciudad delincuencial, es porque existe y no podemos mostrar algo que no ocurre y eso se está mostrando en los medios, pero esos datos deberían ayudar para prevenir nuevos casos y que se hagan políticas de seguridad ciudadana, que van a la par de la delincuencia".
La corresponsal alteña de Radio San Gabriel, Alejandra Vásquez, afirmó que la mayor parte de las noticias generadas en la urbe alteña están relacionadas a la crónica roja: "las grandes cadenas televisivas, si sacan alguna información de la ciudad de El Alto, efectivamente son asesinatos, marchas y problemas en esta ciudad, es decir, para las empresas televisivas, El Alto es una ciudad conflictiva, es el patio trasero del país y esa es la imagen que se está dando inclusive a nivel internacional".

Violencia_El_Alto_4Además, Vásquez aseveró que en la difusión de estas noticias, en especial en la televisión y prensa, las decisiones están en manos de los dueños de medios y jefes de redacción: "generalmente se obedece a un patrón que dice que tenemos que mostrar primicias y si la primicia es mostrar un accidente, tenemos que hacerlo y si lo hacemos primero mejor, así pateamos al otro. Si se muestra un asesinato o un accidente primero es para ganar más gente". David Ticona, periodista de Bolivia TV, afirmó que hay periodistas que buscan exclusivamente las noticias sobre muertos y violencia, y que hay que trabajar en procura de mejorar la imagen que se difunde sobre la ciudad de El Alto y sus pobladores.

El debate de los periodistas participantes en este conversatorio, estuvo centrado en la posibilidad de trabajar para incorporar otros temas en la agenda informativa, más allá de la criminalidad y delincuencia. La periodista de radio Cordial,  Irma Sánchez, sostuvo que son pocos los medios que se ocupan de grupos vulnerables, como los niños y adultos mayores y que se debería aumentar la cobertura de estos y otros temas que son de más utilidad para la población: "son pocos los que hablan del medio ambiente, de ciencia…hay productoras y periodistas independientes, que con esfuerzo propio tratan de hacer visibles estas temáticas".

Por su parte, Boris Miguez, director de la carrera de Comunicación Social de la UPEA, instó a los trabajadores de la prensa a diversificar la temática de las notas y ocuparse más de cubrir temas ligados al desarrollo, considerando que el cambio de imagen de esta ciudad está en manos de los periodistas .

El encuentro entre periodistas alteños y el ONADEM mostró que las dificultades del ejercicio periodístico en El Alto ameritan continuar realizando trabajos y análisis conjuntos buscando mejorar las condiciones laborales de los trabajadores y la calidad periodística en dicha ciudad, en pro de un periodismo que contribuya a cualificar el ejercicio de ciudadanía.

Mayor información y comentarios a:  Vania Sandoval ( vsandoval@unirbolivia.org) y Virginia Poyetton ( vpoyetton@unirbolivia.org)

Escrito por Gabriela Ugarte.


Fuente UNIR