La policía encuentra muchos obstáculos para esclarecer el atraco a Pro Mujer El Alto. Surgen sospechas sobre este caso más aún cuando las cámaras de seguridad no registraron ninguna imagen.

El jefe de la División de Propiedades de la Fuerza especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) de El Alto, suboficial René Alcoba, informó que el atraco realizado al institución financiera Pro-Mujer podría haber sido un autorobo, porque los directivos de manera extraña no buscan esclarecer el hecho sino cobrar el seguro.

La autoridad policial manifestó que el comportamiento de los funcionarios de esta entidad es muy raro, porque al margen de que desesperadamente piden que se les pague el seguro, hasta el momento no han querido colaborar en las investigaciones del supuesto atraco.

Este comportamiento hace sospechar a la autoridad policial que este caso podría haber sido gestado por los mismos funcionarios de Pro-Mujer.

El supuesto robo se produjo el pasado miércoles por la tarde, cuando cuatro sujetos armados ingresaron a las oficinas de la entidad de donde se llevaron la suma de 70.000 bolivianos.

Alcoba también recordó otro de los comportamientos extraños de los antisociales que luego de reducir al guardia privado, y una vez el botín en su poder salieron para desaparecer a pie por el sector de Faro Murillo.

El jefe de la Felcc alteña lamentó que hasta el momento los altos funcionarios de Pro-Mujer no hayan tenido ni la mínima intención de proporcionar el video de la filmación de la cámara de seguridad, según se supo este material no existe, ya que la cámara de seguridad habría estado desconectado desde septiembre.

Los testigos convocados para colaborar en las investigaciones tampoco se habrían presentado y las únicas personas que se apersonaron a la división policial fueron algunos personeros de Pro-Mujer, pero para recabar el informe que les posibilite el cobro del seguro.

En el transcurso de las averiguaciones por parte de los investigadores se ha podido descubrir que en una anterior oportunidad ya hubo un intento de hurto que habría sido efectuado por personal de seguridad, pero también de manera extraña el hecho no fue denunciado por los funcionarios.

Estas y otras actitudes hacen que la Policía sospeche de un autorobo, que podría haber sido perpetrado por los mismos funcionarios en complicidad del cuerpo de seguridad.

Sin embargo, a pesar de los obstáculos con el que se encontraron los investigadores de la Felcc de El Alto, las investigaciones continuarán para esclarecer el caso.

Fuente