Ansiosos por encontrar una buena opción, cada día decenas de personas se aproximan a los vitrales donde se ofrecen servicios, inmuebles y trabajos para poder acceder a una oportunidad para ganarse la vida o un buen lugar para vivir con su familia.
 GALERÍA(2)


Piden que las autoridades regularicen los precios para evitar exageración de los dueños de inmuebles.

Ciudadanos alteños aseguran que el precio de los anticréticos y alquileres aumentó con relación al año pasado, por lo que solicitaron a las autoridades reglamentar la escala de cobros debido a la masiva demanda de esta época.

Cada día son decenas de ciudadanos los que se encuentran parados frente a una ventana tapizada con papeles fosforescentes y es que en ello se tiene la referencia de una sitio adecuado para vivir, ya sea a la venta, en alquiler o anticrético.

Pero muchos de los ciudadanos no ingresan al sitio para buscar mayores referencias porque se quedan desilusionados al observar las cifras de las ofertas de las viviendas.

"Ya van tres comerciales que visito y no logro encontrar un departamento que se adopte a las necesidades de mi familia ni de mi presupuesto, todos los anuncios están muy caros y aunque se menciona que la cifra es negociable llegado el momento sólo se rebaja como cincuenta dólares", comentó Eugenio Roca, vecino de Villa Esperanza.

Como a muchos otros, a él se le está por finalizar el contrato de su anticrético por eso tiene la necesidad de buscar un nuevo departamento, sin embargo, los montos de estos se incrementaron considerablemente.

"Con mucho esfuerzo mi esposo y yo logramos ahorrar 12 mil dólares para trasladarnos pero ahora tenemos que devolver el departamento y con este monto sólo puedo encontrar cuartos dispersos y poco cómodos, no me conviene porque tengo una hija adolescente y es incómodo compartir el baño, por ejemplo", relató Sarahí García, vecina de Satélite.

En el caso de las habitaciones o departamentos en alquiler sucede lo mismo, los ciudadanos aseguran que se incrementaron los montos y que su presupuesto ya no alcanza para poder conseguir un lugar donde vivir.

"Hay unas habitaciones que el año pasado estaban ofertadas en este mismo panel, fuimos a ver con mi familia, pero ahora subió 500 bolivianos más, el mismo lugar sin cambios. Todo el año ahorré pensando en esta misma opción pero ahora ya no me alcanza", comentó Grober Pari, vecino de Ciudad Satélite.

Estas manifestaciones fueron ratificadas por Javier Huanca, quien es el propietario de una comercial ubicada en La Ceja. Él asegura que cada año los precios suben sin ningún control.

"Nosotros sólo somos los encargados de pegar estos anuncios, pero es evidente que los precios ya no son los de antes, hace tres años, se puede decir que la mayoría de los anuncios requería la mitad del precio de ahora, y cuando alguien trae alguno que sea un poco baratito, a la hora ya nos llaman para que lo quitemos", indicó.

Por todo ello, los ciudadanos en busca de un domicilio donde vivir, piden a las autoridades que se regulen los precios de los alquileres y de los anticréticos.

"Se necesita a alguien que frene los abusos que hacen los propietarios, el Gobierno o la Alcaldía tendría que establecer parámetros para que los ciudadanos podamos acceder a una casa con un precio o tarifa justa, El Alto es una ciudad de personas humildes, de dónde vamos a sacar las millonadas que quieren que paguemos sólo por un techo", apuntó con molestia Guillermo Tarifa, ciudadano de Villa Tejada Triangular.

"Los alquileres y anticréticos deberían estar en función del estado de la casa solamente, pero ahora se toma en cuenta la zona, si la calle está asfaltada y aprovechan todo eso para subir los precios a las nubes, pienso que las autoridades deberían intervenir", comentó Pamela Chino, ciudadana alteña.

Por su parte, algunos propietarios aseveran que los precios también deben regirse al costo de vida.

"Es normal que se incrementen los precios, acaso no ha subido la canasta familiar, ahora también subirán los pasajes, nosotros tenemos la necesidad de pedir lo que es justo, ya no hay nada que se pueda ofertar sin percibir ninguna ganancia", aseveró Gladis de Estrada, propietaria de un inmueble en La Ceja.

"Sí se incrementaron los precios de los alquileres de estas habitaciones porque lastimosamente tuve la necesidad de pintar las paredes y realizar algunas refacciones y los materiales también subieron de precio, ya no se gana nada, todo entra al gasto de funcionamiento, si tuviera que rebajar prefiero que los cuartos estén cerrados así ni me los destrozan", comentó Luisa Rocha, propietaria de un inmueble disponible para anticrético.


El Diario.