La ciudad de El Alto, próxima a cumplir 28 años de creación el 6 de marzo, alberga a 68.232 empresas, según datos de Fundempresa a diciembre de 2012, por lo que se constituye en la 'cuna' industrial del país, generadora de empleo y una vía para lograr nuevos mercados para las exportaciones de productos bolivianos, en criterio de la presidenta de la Cámara de Industria de esa urbe, María Soto.


    'El Alto es una ciudad pujante generadora de empleos, ingresos y un mercado que se va ganando a nivel internacional', dijo Soto.

    Según Fundempresa a diciembre de 2012 la base empresarial de la urbe alteña fue de 68.232 emprendimientos, de los cuales 26.028 eran nuevos.  

    De un tiempo a esta parte, según Soto, la urbe se transformó en un centro de 'acopio' empresarial por donde todos los productos elaborados por manos bolivianas y alteñas pasan por ahí para ser exportadas vía ultramar.

    'En esa transición hay un movimiento, servicio, transporte, y otros que hacen que en El Alto exista un movimiento económico fuerte, en la que también la ciudad aporta con mano de obra calificada en el área textil, cuero y madera, entre otros', manifestó.

    Agregó que la Cámara de Industria de El Alto contribuye a esta situación dando paso al micro y pequeño empresario para que forme parte del directorio de la Cámara y estén representados y participen con la sociedad donde se generan escenarios en los que se comparten experiencias con los actores, la Universidad Pública de El Alto y otras instituciones para consolidarse como la ciudad con empresas de talla exportadora.

    'Por un buen tiempo hemos dado los condicionantes para que ellos puedan también desenvolverse en la ciudad de El Alto y hoy por hoy  ya tienen su propio espacio, sus propias oficinas y ellos están logrando crecer a su propia productividad y su dinámica de acción', sostuvo.

    Soto destacó que la ciudad de El Alto al pasar los años se ha convertido en la primera ciudad industrial del país, por el hecho de contar con condicionantes que son importantes, como la mano de obra calificada, a diferencia de contar con recursos naturales como la soya, el petróleo, la madera y muchos otros que forman parte de la riqueza natural y mineral del país.

    En ese sentido manifestó que la urbe aún tiene capacidad para cobijar a más y nuevas industrias que beneficiarán al país.


Fuente. ANBolivia.