Una encuesta de Captura Consulting le da una intención de voto del 41%. Sin embargo, está estancado en el oriente y pierde fuelle en el estrato económico medio

PABLO ORTIZ - portiz@eldeber.com.bo

Si las elecciones generales fueran hoy y Evo Morales pudiera candidatear nuevamente para presidente del Estado, quedaría muy cerca de la segunda relección, pero su poder no sería tan amplio como en las primeras legislaturas. Esa es la primera impresión que deja la encuesta urbana realizada en el eje troncal (Santa Cruz, La Paz, El Alto y Cochabamba), por la empresa Captura Consulting por encargo del diario EL DEBER.

Evo Morales, medido contra sí mismo, alcanza una intención de voto del 41%. Ante la falta de candidaturas oficiales, el Diario Mayor decidió preguntar a la población de las cuatro ciudades más pobladas de Bolivia si votaría por Morales para presidente. El 53% respondió que no y solo un 6% decidió no responder.

Como es previsible, la ciudad de El Alto es el núcleo de mayor votación del presidente. Allí, un 50% de los encuestados volvería a votar por él, pero ya acumula una opinión contraria que llega al 42% de los mayores de 18 años. Muy cerca, geográfica y políticamente, está La Paz. El 47% de los consultados le daría una tercera oportunidad al mando de todos los bolivianos, mientras que un 49% buscaría otra opción. Este descontento crece a medida que la cota de altura baja. 

En Cochabamba, cuna del movimiento cocalero que llevó a Morales al poder, un 55% de los encuestados dijo que no votaría por la relección de Morales y un 35% lo volvería a encumbrar. Eso sí, Cochabamba es la ciudad con mayor cantidad de encuestados que se refugiaron en el 'no sabe, no contesta', un 10%.

En el llano, en Santa Cruz, Morales y el MAS parecen estar estancados en un nicho de votación que bordea el tercio del universo de votantes y un 34% le renovaría la confianza frente a un 61% que no lo relegiría. Este porcentaje de votación en Santa Cruz tal vez se pueda considerar ya un 'voto duro' o consolidado a favor de Morales y el MAS, lo cual no es poco.

De extremo a extremo

En la entrevista que Morales concedió a EL DEBER en diciembre pasado, se congratulaba del apoyo que la juventud le manifestaba en las calles de todo el país. El presidente no mentía, ya que los grupos etarios que más apoyan a Morales son el de entre 18 y 25 años y de entre 41 y 65 años. Morales se refuerza en los extremos, pero se cae en los medios. Pierde fuelle entre los comprendidos entre los 26 y 40 años y también ha perdido el respaldo mayoritario de las clases medias. Solo un 27% de personas de este estrato social le renovaría la confianza, frente a un 50% de pobres que le volvería a dar el sí.

Sin embargo, en un país en el que el 62% de la población es pobre, tal vez ese porcentaje alcance para ganar las elecciones, pero la seducción de las llamadas clases medias es lo que da esa ventaja arrolladora para gobernar sin necesidad de pactos ni negociaciones interminables, que a la larga se transforman en inestabilidad social, como le sucedió a Morales en su primera gestión.

Solo García Linera

Los analistas no se atreven aún a pronosticar un escenario sin Morales en las elecciones de 2014 y la mitad de los consultados tampoco se decantaría por ninguna figura del Gobierno como sustituto del presidente. 

En realidad, solo el vicepresidente, Álvaro García Linera, se presenta como una opción al mandatario y acumula un 32% de las preferencias en un escenario sin Evo en las elecciones de 2014. Las bases del 'vice' son muy parecidas a las de Morales, están en El Alto y La Paz, pero disminuyen en Cochabamba y Santa Cruz de la Sierra. También se refuerzan en el nivel socioeconómico bajo y joven (de 18 a 25 años) y se diluye en la clase media (22%) y entre los mayores (30%, entre la franja etaria de 41 a 65 años). 

Después de él, nadie. La presidenta del Senado, Gabriela Montaño, tiene solo un 5% de preferencia, seguida por el ministro de Gobierno, Carlos Romero (4%); el ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana (2%); mientras que la presidenta de Diputados, Betty Tejada, y el canciller, David Choquehuanca, solo acumulan un 1% de las preferencias de los encuestados.

Tentaciones

Tal vez con estos datos se confirme el augurio de Fernando Mayorga. El sociólogo y politólogo cochabambino considera que sin Morales, la oposición tendería a dividirse aún más porque muchos candidatos se sentirían con la potencia necesaria para derrotar al MAS.

Consultado sobre los datos de la encuesta, el senador del MAS y también sociólogo, Adolfo Mendoza, confirma el 'ateísmo' oficialista sobre las encuestas. Considera que medir solo a Evo Morales es un error técnico, ya que aunque no se vote por él, en un ejercicio de votos válidos (excluyendo blancos y nulos), igual Morales ganaría. No se refirió a la falta de un candidato que suplante a Morales si es que no pudiera ir a las elecciones. "Técnicamente no es posible responder a la encuesta", dijo el senador 

  Ficha técnica 

Objetivo
Conocer la opinión de los hogares de las ciudades capitales de Santa Cruz, Cochabamba, La Paz y El Alto respecto a la coyuntura política y social que vive el país.

Universo
Hombres y mujeres mayores de 18 años y  residentes en las ciudades de Santa Cruz, La Paz, El Alto y Cochabamba.

Tamaño de la muestra
600 personas que permiten generalizar los resultados al total del universo con un 95% de confianza y un 4% de error muestral.

Composición de la muestra
El 50% de las personas encuestadas eran mujeres y el restante 50% hombres. El 37% de NSE medio y el 63% de NSE bajo. El 30% entre 18 y 25 años, el 40% entre 26 y 40 años y el 30% con más de 40 años.

Período de campo
Las encuestas se realizaron desde el 19 al 21 de abril de 2013

Supervisión del trabajo
La supervisión consistió en una verificación in situ del llenado correcto de los cuestionarios y en visitas de verificación al 20% de la muestra.

Empresa responsable / Captura Consulting.

HAY RECHAZO A REFORMAR LA CONSTITUCIÓN PARA DAR  UN TERCER MANDATO A EVO
El Tribunal Constitucional Plurinacional tiene en sus manos la decisión de permitir que Evo Morales vaya a una segunda relección. Si la consulta enviada por la Cámara de Senadores al TCP sale negativa, al Movimiento Al Socialismo solo le quedará la reforma constitucional para habilitar a su máximo líder para un posible tercer mandato. 

Ante esta posibilidad, se consultó a los habitantes del eje si estaban de acuerdo con reformar la Carta Magna para permitir una nueva postulación de Morales y el 59% respondió que no. La única ciudad que dejó abierta la posibilidad del cambio fue El Alto. Allí el 48% se opone, mientras que un 47% está de acuerdo y el restante 5% no tiene una decisión tomada. Sin embargo, en Santa Cruz (65%), La Paz (61%) y Cochabamba (57%) el rechazo a una reforma constitucional es claro.

El apego a la nueva Constitución, uno de los hechos 'heroicos' del primer Gobierno de Evo, parecen ser aún más fuerte que la imagen del presidente, que según esta misma encuesta mantiene un 53% de aceptación a su gestión al mando del Estado.

Ni los jóvenes (35%, en el grupo de 18 a 25 años), ni el nivel socioeconómico bajo (43%), se juegan por mover las letras de la Carta Magna aprobada por el 63% de los bolivianos en el referéndum del 25 de enero de 2009.

Para el senador oficialista Adolfo Mendoza, esto es una muestra del concepto del filósofo Pierre Bourdieu, que sostiene que la opinión pública no existe, ya que se les da opciones de respuestas que quiere obtener en el encuestador sobre asuntos que no se ha planteado. Considera que hay sesgo en la pregunta sobre una reforma constitucional para permitir que Morales se presente a una nueva relección, ya que la población entiende por reforma constitucional un cúmulo de cosas mayor a una posibilidad de relección.

El Tribunal Constitucional deberá pronunciarse sobre este caso en las próximas semanas y la oposición recuerda que el acuerdo para una sola relección fue lo que posibilitó que la Constitución vaya a referéndum. En ese momento, el MAS necesitaba del voto de los parlamentarios de Podemos para hacer posible que la Carta Magna escrita entre Sucre y las 'mesas clandestinas' de La Paz sea legitimada a través del voto popular.

    ANÁLISIS   

El escenario es muy favorable a la relección de Evo Morales
Carlos Toranzo | Politólogo
La muestra de esta encuesta, que se limitó a las ciudades del eje troncal, desfigura las respuestas en esta encuesta. El fuerte del Movimiento Al Socialismo es el área rural del país. Una encuesta aplicada allí no solo favorecerían al MAS y a Evo Morales, sino que no aparecería ningún candidato de oposición en la lista. 

Ahora también, parece muy poco previsible que el Tribunal Constitucional Plurinacional falle en contra de Evo Morales en la consulta que la Cámara de Senadores hizo sobre la relección. En las semanas pasadas se ha escuchado verter a sus miembros ideas primarias que hacen creer que el fallo se dirimirá a favor de Evo Morales. Juntando estas dos cosas con los datos que además arrojan esta encuesta y otras más, el escenario de una posible relección del presidente Evo Morales en 2014 es muy posible.

Esto deja a la oposición con muy pocas posibilidades, aun en un hipotético y muy difícil escenario de unificación. En esta época de boom económico la relección de Morales está servida, más aún si se considera que la gente atribuye el boom económico a la gestión del presidente y a la nacionalización de los hidrocarburos. Entonces, eso hace que la gente no quiera cambiar nada, que desee que todo siga así. Incluso se puede decir que los empresarios quieren que las cosas sigan así. 

En este escenario, lo que le queda a la oposición es tratar de bajar el número de candidatos y ojalá unificarse. Así conseguirá primero pelear de tú a tú y tal vez tener una Asamblea Legislativa más favorable. Sin embargo, para ello primero tiene que cambiar la Ley Electoral y la repartición de escaños, que hace que el voto de los que viven en el campo valga dos veces más que el de las ciudades.

García Linera dice que no será presidente
Álvaro García Linera ha repetido hasta el cansancio que no le interesa ser presidente, que él ya cumplió su aspiración política viendo a un indígena en el poder. Incluso se duda de que acepte ser candidato a la vicepresidencia.

Evo quiere al menos un periodo más
Morales dice que aún no se ha decidido si va a ser candidato, pero le gustaría terminar su obra. También confiesa que en las concentraciones sus seguidores no hablan de Evo 2014, sino de Evo Morales hasta 2025.


Fuente: El Deber