La dirigencia de la Federación de Juntas vecinales de El Alto (Fejuve) aceptó la determinación de suspender la adquisición de buses Sariri por un supuesto sobreprecio de 8 millones de dólares, según confirmó la dirigente Guadalupe Daza.

"Estamos más contentos como población y vecinos, podemos respirar tranquilos, porque hace un mes anterior como instancia de control social denunciamos la existencia de un sobreprecio en la adquisición de estos buses, los cuales en su momento denunciamos el riesgo de un costo mayor en comparación a la misma adquisición de los buses en la ciudad de La Paz, teniendo como diferencia que no eran cero kilómetros", aclaró la dirigente.

De acuerdo con Daza, con el sobreprecio de ocho millones se puede destinar a otros proyectos tanto de obras como los de seguridad ciudadana. "Alcanzaba incluso para la instalación de 16 canchas sintéticas entre otras obras mayores", indicó.

La representante de Control Social aplaudió la determinación del Concejo Municipal de asumir sus funciones en términos de efectuar un proceso de fiscalización con el propósito de poder rechazar la compra de los buses (Sariri), bajo la vigilancia de varias organizaciones sociales como es el caso de la Fejuve.

"Por lo tanto, es aplaudible porque no se puede atentar contra la economía de la población de El Alto, si quieren comprar buses, transporte masivo excelente, es el pedido del pueblo pero los mismos deben ser de calidad y no los buses chatarra. El Alto con 28 años de creación no requiere buses basura, porque se tienen experiencia como los buses Emmta que sólo se quedaron como chatarra con buses usados, aspecto que no vamos a permitir como dirigentes de las organizaciones sociales enmarcados en la propia Constitución Política del Estado (CPE) de acuerdo con el artículo 241 referido a las funciones que deben cumplir el Control Social", explicó la dirigente.

En el parágrafo II del mencionado artículo de la carta magna establece: "La sociedad civil organizada ejercerá el control social a la gestión pública en todos los niveles del Estado y a las empresas e instituciones públicas, mixtas, y privadas que administren recursos fiscales".

Para la dirigente Daza, el responsable de la adquisición de buses con sobreprecio responde a Carlos Lima. "Es el mimadito de transportes porque la metida de pata que ha realizado, tuvo como premio ser ahora ascensor de despacho y le pregunto ¿es amigo del pueblo alteño o enemigo?, porque con este proyecto con sobreprecio se nota que es más enemigo por lo tanto que deje de ser niño mimado del Alcalde", identificó Daza.

La dirigente propone que dicho funcionarios público debiera ser procesado por cometer tentativa de daño económico a los recursos del municipio, de lo contrario el Alcalde sería cómplice de dicho acto calificado de irresponsabilidad. "Proceso sumariante es lo que debe definirse y denunciar el acto al Ministerio de Trasparencias, pero como es su niño mimado de Edgar Patana, le pedimos depuración de su entorno porque la gente Pepeluchista, Condepistas, Miristas y planes progreso le están haciendo meter la pata y conocen de sobre manera cómo manejar la administración pública y el mañudo ya sabe cómo ser más mañudo", concluyó la entrevistada.

El Diario.