Una confrontación en Villa Adela deja 15 autos dañados

El Alto. Se enfrentaron choferes del sindicato Arco Iris y vecinos 

Pugna. Uno de los taxis de la asociación de transporte vecinal dañado por los choferes del sindicato Arco Iris.

Pugna. Uno de los taxis de la asociación de transporte vecinal dañado por los choferes del sindicato Arco Iris. Miguel Rivas.

La Razón (Edición Impresa) / Miguel Rivas / El Alto

02:59 / 06 de febrero de 2014

Ocho taxis de la recién creada Asociación de Transporte Vecinal Distrito 3 y siete minibuses del sindicato Arco Iris, expulsado de Villa Adela, resultaron con parabrisas y vidrios laterales rotos, en un nuevo capítulo de la pelea entre vecinos y choferes por el servicio de transporte.

Ayer a las 10.00, los choferes del sindicato Arco Iris, expulsado de Villa Adela el lunes, se apostaron en la intersección de la Plaza de la Cruz, entre las avenidas Bolivia y Julio César Valdez, y en el puente Bolivia y avenida Costanera, para impedir que el nuevo transporte vecinal cumpla con el servicio en la ruta por donde ellos trabajaban antes del conflicto.Inicialmente, en este último punto lanzaron piedras a varios taxis de los vecinos, que ayer comenzaron a transportar pasajeros. En la Plaza de la Cruz, también destruyeron los vidrios de otras tres unidades.

"Fueron ocho taxis apedreados. Vamos a tomar acciones legales porque son acciones delincuenciales", dijo Juan Mamani, miembro del directorio de la asociación. Pero la reacción vecinal no se quedó en ese anuncio. Inmediatamente, los habitantes de Villa Adela se agruparon en la Plaza del Policía de esa zona, a donde llegó otro grupo que marchaba desde la zona Yunguyo.

Se unieron y continuaron la movilización de protesta por la avenida Bolivia. En la calle 7, un minibús de Arco Iris fue interceptado y los vecinos le lanzaron piedras y le rompieron los vidrios laterales.

A las 12.30, la marcha de los habitantes de Villa Adela llegó hasta la Plaza de la Cruz. Allí identificaron a los choferes que les agredieron dos horas antes y los persiguieron por dos cuadras, los alcanzaron y los golpearon. La Policía, que vigilaba a los grupos enfrentados, intervino y los rescató de la turba para luego liberarlos.

Los vecinos se sorprendieron cuando encontraron entre las pertenencias de los conductores agarrados cuadernos de apuntes que detallaban los números de las placas de los taxis del transporte vecinal. "Tal vez hay soplones e infiltrados", manifestó el vecino Andrés Valencia.

Los transportistas también anunciaron acciones en contra de los habitantes de ese barrio. "Un total de siete minibuses están afectados; iniciaremos una querella en contra de los vecinos agresores que han sido identificados", explicó el secretario Ejecutivo del sindicato Arco Iris, Freddy Ortega.

A las 14.00, tras el enfrentamiento, la Guardia Municipal de Transporte (GMT) fue desplegada por la Alcaldía a Villa Adela. Los 16 efectivos tenían la instrucción de impedir el paso de Arco Iris. También pidieron a los choferes de otros sindicatos que coloquen letreros que indiquen que el recorrido es hasta la Ceja.

La pelea comenzó el lunes, cuando los habitantes de la zona bloquearon el ingreso a Villa Adela para impedir el paso de los minibuses del sindicato Arco Iris, pues habían decidido expulsarlos porque la Policía había detectado cogoteros en minibuses del sindicato Arco Iris. En respuesta, los transportistas decidieron bloquear las calles para impedir que ingrese al

Barrio algún servicio.

Organizan el transporte vecinal

Tequisitos

La Asociación de Transporte Vecinal Distrito 3, de Villa Adela, tiene 238 afiliados, a los que se les exigen fotocopias de carnet de identidad, cuatro fotografías, documentos del vehículo, antecedentes penales y Bs 50 para su inscripción.

Recorridos

Esta asociación ya cuenta con letreros en los que se detallan las rutas A y B. La primera recorre una ruta a la Ceja por la avenida Julio César Valdez, Juan Pablo II, Costanera y Villa Adela; la segunda hace el recorrido inverso.

Choferes buscarán otros recorridos

Tras el enfrentamiento de ayer, los transportistas del sindicato Arco Iris anunciaron que buscarán otras rutas para continuar trabajando. "No les vamos prestar el servicio a los vecinos de esta zona, porque mellaron a una institución, es hora de ponernos de pie. Hay otros barrios que necesitan de transporte", adelantó el  secretario Ejecutivo de Arco Iris, Freddy Ortega.

Los vecinos del Distrito 3 manifestaron ayer que están decididos a expulsar a Arco Iris, y que no darán un paso atrás.

El presidente de la Junta de Vecinos del Plan 560, Félix Copa, aseguró que Villa Adela quedará bloqueada hasta conseguir la salida definitiva de Arco Iris. "No hay otra forma de ser escuchados en Bolivia". Los integrantes de la nueva asociación también están en apronte. "Nos hemos declarado en estado de emergencia porque no creemos que se vayan a retirar tan fácil", declaró Antonio Montes.

Fuente: La Razon.

Previous
Next Post »