Vecinos denuncian que los choferes expulsados la gestión pasada habrían tomado ilegalmente las rutas y la razón social del Trufi Andino.

Vecinos de la zona Villa Adela del Distrito 3 bloquearon el ingreso al Puente Bolivia exigiendo que el sindicato Arco Iris abandone el sector ante los constates reportes de cobros por tramos y el mal servicio que prestan los choferes.

De acuerdo con las declaraciones del fiscal general de la zona, Lucio Apaza, luego de que varios choferes cometieran irregularidades en meses pasados, la dirigencia vecinal tomó la decisión de expulsar a dicho sindicato de transporte de la zona para así evitar más maltratos, sin embargo, de un tiempo a esta parte, algunos de los choferes pertenecientes a este sindicato se habrían re-articulado en otras líneas de minibuses, utilizando las rutas del cruce de Villa Adela hasta el Puente Bolivia, además, en algunos casos utilizando otra razón social perteneciente a los trufis Andino.

"Nosotros les hemos advertido en muchas oportunidades que se alejen de nuestra zona, porque desde que ellos se han re-articulado una vez más comenzaron a provocar a los vecinos y especialmente a nuestro transporte vecinal y es por eso que hemos visto necesario tomar la decisión de que salgan de nuestro sector de una vez por todas, además han intentado hacernos pelear entre nosotros", manifestó el dirigente al momento de aclarar que esta medida fue asumida el pasado lunes.

Por otro lado, se denunció también que la línea 614, de color azul, estaría siendo usada por estos choferes, funcionamiento que no tendría la respectiva licencia otorgada por parte del Gobierno Municipal, instancia que hasta la fecha tampoco se pronunció para que los conductores puedan dejar de operar.

Además, se aclaró que varios vecinos del Distrito 3, tanto de la zona Villa Adela como de los barrios Cosmos 79, Libertad, Villa Adela Yunguyo y otros, han tomado la decisión de expulsar de manera definitiva a los minibuses del sindicato Arco Iris.

Otro de los motivos por el cual se tomó la decisión de expulsar a la línea 614, al margen de que se continuaría con el maltrato a los pasajeros, es que también se incurriría en el cobro por tramos que hace mucho daño a los vecinos. También se comentó que producto de estas anomalías deben transportarse incluso hasta en tres motorizados para llegar a su destino, lo que afecta notablemente su economía.

"Lamentablemente muchas de las quejas que tenemos también se deben al maltrato, sino es del chofer es de sus ayudantes hacia nuestros vecinos, no han cambiado de actitud y si nosotros les hemos dado de alguna manera una oportunidad para que puedan operar, esas fueron las condiciones de cambio de actitud, pero nada ha cambiado por eso es que esta vez es definitiva la decisión de que salgan de una vez por todas de nuestra zona", advirtió Apaza.

En la actualidad, el transporte vecinal organizado por los propios vecinos, entidad que fue fundada el pasado 2 de febrero del año pasado, cuenta con más de 300 transportistas que forman parte del distrito, el mismo que presta sus servicios en varias rutas, como la que inicia en el cruce a Villa Adela y llega hasta el Puente Bolivia.

Por otra parte, se dio a conocer que la medida que fue iniciada el lunes pasado permanecerá en este sector de la urbe alteña hasta que el sindicato Arco Iris deje de operar, actitud que podría ser radicalizada en caso de que las autoridades del Municipio no determinen una solución al problema.