Relanzamiento. El gobierno local aplicará la reforma del servicio en tres meses

Improvisación. Los espacios externos del Centro de Convenciones de El Alto se han convertido en un improvisado estacionamiento de los buses municipales Sariri.

Improvisación. Los espacios externos del Centro de Convenciones de El Alto se han convertido en un improvisado estacionamiento de los buses municipales Sariri. GAMEA.

La Razón (Edición Impresa) / Miguel Rivas / El Alto

00:42 / 29 de junio de 2015

Dos grandes terminales para la flota de los buses Sariri, una en el sector norte y otra en el sur, además del mejoramiento de frecuencias y rutas, son las primeras propuestas de la Alcaldía de El Alto para el relanzamiento del servicio de transporte masivo.

El secretario municipal de Transporte, Moisés Ávila, anunció que se diseña un plan para el mejoramiento del emprendimiento. Afirmó que la construcción de estos centros permitirá el adecuado mantenimiento de los vehículos, con talleres mecánicos y de auxilio.

"No podemos incurrir en los mismos errores de la anterior gestión, lo que corresponde ahora es hacer una reingeniería que demorará al menos tres meses para subsanar todo lo que se ha hecho de forma improvisada, sin estudios ni proyecciones", sostuvo.

La gestión municipal de Édgar Patana (MAS) adquirió por Bs 91 millones la flota de 60 buses. Ante la presión de organizaciones sociales y la cercanía del proceso electoral edil en marzo, la comuna adelantó el inicio de operaciones, pero con deficiencias.

IMPROVISADO. Ávila cuestionó la aplicación del sistema de transporte masivo e indicó que fue improvisada. "Si vemos los tiempos, desde 2013 se tuvo para calcular la demanda, las rutas, las frecuencias, las paradas y otros aspectos necesarios para lanzarlo como un verdadero proyecto, ahora nos toca remediarlo".

Omar César Mamani, arquitecto de profesión y miembro de la Secretaría de Transporte, manifestó que para relanzar este plan se tomaron en cuenta las dos rutas con las que se inició el servicio en marzo: la Maya, hacia el sector norte de la urbe, y la Paya, hacia el sector sur. "Para que las frecuencias, de un bus tras otro, sean las correctas se está planeando hacer terminales de servicio, lo que algunos llaman patios de mantenimiento: una en el Distrito 8 y otra en el Distrito 7". 

Las terminales serán las paradas principales de los usuarios y tendrán espacios para el servicio municipal. Aparte, se instalarán enmallados que las rodeen, junto con servicios básicos para el personal y los pasajeros, casetas de recaudaciones, oficinas de administración y de mantenimiento.  Igualmente se colocarán techos en los estacionamientos para que los motorizados sean protegidos del sol.

Una vez que se consoliden estos espacios, la comuna realizará una planificación sobre los recursos humanos y materiales, para que el servicio se preste con una frecuencia de siete a diez minutos, en las dos rutas principales. Las ocho rutas en las que funcionaron hasta hace dos meses los buses  fueron eliminadas y se rescataron las que tienen mayor demanda.

También se analizará nivelar la tarifa. El costo es de Bs 1 en los tramos cortos y Bs 1,50 en los largos; los estudiantes de colegio, universitarios y personas con capacidades diferentes pagan Bs 0,50 en los recorridos cortos y Bs 0,70 en los largos. Las personas de la tercera edad pagan Bs 0,80. Y para contar con abastecimiento de combustible se harán convenios con surtidores cercanos a las terminales.

Coches, a la intemperie

Protección

Los 60 buses Sariri se hallan estacionados en la Fuerza Aérea Boliviana (FAB), el Centro de Convenciones y la Subalcaldía del Distrito 7 en el sector de San Roque, sin ninguna protección.

Se evaluará al personal que trabajó en marzo

El personal que trabajó desde el inicio del proyecto de los buses Sariri, entre choferes, ayudantes y cobradores, será sujeto a una evaluación para el relanzamiento del sistema de transporte edil, informó el secretario municipal de Transporte, Moisés Ávila.  "Tenemos que hacer esa evaluación porque necesitamos conocer a nuestros recursos humanos, los que ya trabajaron por ahora están casi calificados, por su experiencia previa", explicó.

Actualmente laboran 44 servidores, 20 de ellos son choferes y el resto son asistentes, anfitriones y cajeros, que están operando con  diez buses, cinco que se dirigen a la ruta del norte y cinco a la del sur.

Personal. El gobierno local contrató a 130 choferes como el personal que se hará cargo de conducir los buses en tres turnos, de la misma manera hizo una selección de igual cantidad de cobradores y otra de ayudantes. Aparte, se anunció que se realizará una auditoría interna al proyecto para conocer los ingresos y egresos. El informe detallará cuál es la situación económica y financiera de los buses Sariri en los tres meses que tienen de funcionamiento.


Fuente: La Razón.