Alumnos del D-8 pasan clases en carpas; sus padres inician huelga

Fredd Ramos / Página Siete. Estudiantes de la unidad educativa Nueva Esperanza que ayer pasaron clases en carpa.

 Madeleyne Aguilar  / El Alto

Los padres de familia de la unidad educativa Nueva Esperanza, del distrito 8 de El Alto, se declararon en huelga de hambre en demanda de aulas para sus hijos, que ayer pasaron clases en carpas. El gobierno municipal anunció una ley de emergencia que le permita refaccionar los colegios.

"Ya van a ser tres años que no se da solución a este problema. Miren cómo los estudiantes están pasando clases en carpas, cuando es época de lluvia. Esa no es una buena condición para  estudiar y menos para aprender", lamentó uno de los padres en protesta, Javier Quispe.

La unidad educativa Nueva Esperanza, ubicada en la zona del mismo nombre del distrito 8 de El Alto, tiene más de 400 estudiantes. Ayer, en el primer día del año escolar,  34 alumnos de quinto de secundaria no contaban con aulas  para pasar clases.

Ante esta situación, los padres de familia se declararon en huelga de hambre. Demandan a la comuna que  permita a sus hijos utilizar las infraestructuras inconclusas del programa Escuelas Dignas de la gestión  2014.

"No falta mucho, son sólo  vidrios y una pintada. Eso se podría solucionar;  exigimos que se haga la entrega inmediata.  Las subalcaldías nos piden esperar hasta marzo, pero la paciencia ya se nos  acaba", dijo Quispe.

El programa Escuelas Dignas, implementado durante  la gestión de Édgar Patana, fue suspendido debido a supuestas  irregularidades. Actualmente, la Alcaldía  mantiene un proceso legal en contra de la exautoridad edil por este tema,  informó el representante de la empresa  C y C Verzar, Juan Carlos Velasco.

"Tenemos  seis  aulas  listas para ser utilizadas mientras  los alumnos  pasan clases   en una carpa improvisada que hemos hecho los padres de familia", reclamó la presidenta de la junta escolar Nueva Esperanza, Maribel Pérez. Aseguró  que no levantarán la huelga hasta tener soluciones.

"Nos  quedamos en vigilia toda la noche. De   aquí  me sacan en ambulancia o muerta porque  no puedo concebir que mis hijos  estén sufriendo  por la infraestructura", declaró  Pérez.

En la inauguración del año escolar, la alcaldesa Soledad Chapetón anunció que  hoy se declarará una ley municipal de emergencia que permita desembolsar recursos para atender  las necesidades básicas  de infraestructura escolar.

"Inmediatamente  armaremos carpetas y la próxima semana ya  podremos  acceder a los colegios", informó la Alcaldesa.

Chapetón se disculpó con los padres por las falencias en educación y solicitó comprensión.   "Se intervendrán por lo menos 100 unidades educativa en estos tres meses", aseguró.

"Los asesores están trabajando y esperemos  que mañana (hoy) podamos aprobar la ley   y así no tengamos mayores problemas en la infraestructura", comunicó el presidente del Concejo Municipal, Óscar Huanca.