Chapetón pidió auxilio a la Policía incluso por carta Madeleyne Aguilar / El Alto

La Alcaldía alteña pidió resguardo policial para sus funcionarios   incluso mediante una carta, como  exigió el Ministerio Público; sin embargo, la ayuda llegó tarde para impedir seis muertes.  Ayer, la comuna formalizó un proceso   contra la Policía por omisión de socorro. El comandante regional dice que intentó aplacar la movilización por medio del diálogo.

"Presentamos  a primera hora del miércoles una solicitud de acción directa antes de que los hechos se tornaran violentos. Pedimos por escrito el apoyo del Ministerio Público con  efectos de que  intervenga con la Policía, pero no hubo respuesta", informó  la directora municipal de Asesoría legal, Sonia Vallejo. El documento fue recibido a las 10:20 por el Comando Regional.

Cuando la violenta marcha -que  saqueó y quemó la Alcaldía central de El Alto- cercó el edificio, Vallejo pidió ayuda al Comando Regional de la Policía de El Alto. "Me  indicaron que la solicitud que habíamos enviado tenía número de trámite para  revisar  su viabilidad", contó.

Cuando con  golpes y pedradas los manifestantes ingresaron a la unidad edil de Sumariante, donde se inició el incendio, los funcionarios  llamaron insistentemente a la Policía para pedir resguardo.  "Se  solicitó de manera reiterada, por teléfono, al  Comando de El Alto y al Comando   Departamental que auxilien  a  los funcionarios que nos encontrábamos en  la Alcaldía, pero lamentablemente no se hizo presente la Policía", contó.

Ante la desesperación de las personas atrapadas en el edificio en llamas, convocaron  a medios de comunicación. "Tuvimos que llamar a las radios para hacer la denuncia pública de que ni la Policía ni bomberos acudían a socorrernos", refirió Vallejo. A las 11.00 llegó un contingente de 16 policías que fueron sobrepasados por los manifestantes y no llegaron más sino cuando el ataque ya tenía saldos fatales.

Con la solicitud de resguardo presentada a la Policía como una prueba, ayer  la Alcaldía   formalizó la denuncia  contra el Comando Regional  por incumplimiento de deberes y omisión de socorro.
 
En contraparte, el titular del Comando Regional de El Alto,  coronel José Peña Fuentes, aseguró que efectivos vigilaban el miércoles  diferentes puntos de  la marcha. "No pensábamos que se iba a llegar a  hechos tan lamentables, se conversó con los dirigentes  para pedirles que cedan", dijo.

"Ese día había la presencia del Presidente en Faro Murillo y la marcha de protesta de la UPEA; nosotros tenemos que estar en todo lado", argumentó  Peña.

Aseguró que  la alcaldesa Soledad Chapetón no llamó a la Policía. "Se destinaron 16 policías al lugar", informó el coronel.

Fuente.