DIRECCIÓN DE UNIDAD EDUCATIVA EN EL ALTO FUNCIONA EN UN QUIOSCO

La improvisada dirección de la unidad educativa Pekín.
FOTO: CAMBIO

Redacción central / Cambio

La unidad educativa Pekín, en la zona Unidad Vecinal G Chijini Alto, del Distrito 12, funciona en medio de muchas precariedades, empezando por su dirección, que opera en un quiosco, en el que cabe una mesa y un estante.  

El director de la unidad educativa, David Lozano, señaló que las siete aulas que acogen a los niños fueron construidas por los padres de familia, quienes adquirieron los materiales de construcción y pusieron la mano de obra. 

Señaló que ante la falta de ambientes, tuvo que ingeniárselas para habilitar un espacio desde donde dirigir la unidad educativa, por lo que "se prestó" el quiosco de un vecino para instalar una improvisada dirección, donde se guarda documentación de la unidad educativa y algunos instrumentos musicales.

El Director explicó que los recursos recolectados por los padres de familia no alcanzaron siquiera para hacer la obra fina de las aulas, por lo que los estudiantes deben pasar clases en ambientes de ladrillo, sin tumbado, sin luz eléctrica y en pisos de cemento. 

Explicó que las mejores aulas, unos ambientes construidos con adobe, estucados y su respectivo tumbado fueron destinadas a los niños de nivel inicial, pues son los más vulnerables. 

Los menores también pasan clases en medio de precariedades, pues los pizarrones de sus cursos no son más que cartulinas forradas con cinta adhesiva transparente. 

Este colegio fue creado el año 2004 gracias al esfuerzo de los padres de familia, pues la única obra edil de la cual se beneficiaron fue la edificación del muro perimetral, en 2014, en la gestión del exalcalde Édgar Patana, pero a poco de culminarse, ésta fue paralizada por la administración de la alcaldesa Soledad Chapetón y el colegio se quedó sin puertas. 

Por ello los padres de familia nuevamente se organizaron e improvisaron dos puertas de calamina, las cuales no evitaron que los niños salgan por cuenta propia y se extravíen, como ocurrió en al menos dos ocasiones. 

El Director de este centro educativo señaló que a través de la junta de padres de familia, desde el año pasado se pidió al municipio de El Alto el colocado de las dos puertas para culminar con las obras de muro perimetral, construcción y mejoramiento de aulas, así como la construcción de baños y su conexión con el sistema de alcantarillado de la zona. 

Tres obreros de una empresa contratada por la Alcaldía llegaron ayer al centro educativo para atender la demanda de nuevos baños, pero los padres de familia expresaron su desconfianza, pues temen que la obra se quede paralizada antes de su culminación, tal como ocurrió con el muro perimetral. 

Más precariedades

La concejal del Movimiento Al Socialismo (MAS) Wilma Alanoca visitó otras unidades educativas en el Distrito 7 de la urbe alteña, donde evidenció que niños y adolescentes pasan clases en medio de incomodidad y precariedad, como ocurre en el establecimiento Héroes de Octubre, de la zona Julián Apaza.

Este centro educativo tiene 800 escolares y precisa de más aulas, ya que las cuatro que tiene, financiadas con recursos ediles, están en un 85 por ciento de avance, pero fueron paralizadas y abandonadas, lo mismo que 250 metros del muro perimetral.


Fuente

Previous
Next Post »