En  más de 20 ocasiones,  la Alcaldía alteña clausuró el bar El Avión. Al igual que este local, en la urbe  hay alrededor de 30 sitios clandestinos que fueron  cerrados en reiteradas ocasiones.  De los 300 operativos que realizó la secretaría de Seguridad Ciudadana, 150  se hicieron a  los  locales reincidentes.  


"Les sacamos los focos, todo, para que no puedan funcionar", dijo el secretario de Seguridad Ciudadana, Dorian Ulloa. Pero, a pesar   de los operativos de la  Intendencia, la autoridad explicó que estos locales se dan modos para abrir otra vez sus puertas. 


 La autoridad explicó que estos sitios cambian mucho. Recordó que en las primeras intervenciones se podía  encontrar muebles de  calidad, equipos de sonido  y luces, además de bebidas alcohólicas en gran cantidad.


 Sin embargo, a partir del primer decomiso, empezaron a bajar de calidad, por ejemplo el bar El Avión.

"Ya   es un cementerio de elefantes", dijo  la autoridad. Ahí los jóvenes toman  tragos mezclados en un pequeño ambiente que en lugar de juego de luces tienen un foco fluorescente revestido de papel celofán, bebidas alcohólicas de mala calidad y en lugar del equipo de sonido, un celular conectado a un parlante. 


Otro local que fue clausurado tantas veces que ya se perdió la cuenta, es el Bar 300. La última intervención   fue hace una semana.

Luego de  los primeros operativos, el Bar 300 hizo reducir sus puertas, con estuco y ladrillo, para evitar que los uniformados saquen los muebles del lugar, las personas ingresaban de costado. "No podíamos sacar los sillones. Usamos combo", explicó Ulloa.


  Para el siguiente operativo, los dueños del Bar 300 estrecharon las puertas con cemento. Además, para evitar el decomiso,  atornillaron en el  piso  "los sillones, mesas y sillas metálicas", informó.  La Intendencia tuvo que usar diversas herramientas para decomisar los muebles. 


Se espera que para las siguientes semanas entre en vigencia la ley que establece sanciones para los dueños de inmuebles que acojan a bares ilegales. La norma establece multas desde  2.000 UFV (Unidad de fomento a la vivienda), en el primer operativo,  hasta los 10.000 UFV, para los que reincidan más de cuatro ocasiones.  Los montos se agravarán a impuestos 


Según Ulloa,  hay líneas de acción bajo las que operan los dueños de casa. "El propietario da a otro la responsabilidad de manejo o contrata a otro administrador", explicó. Añadió   que esta norma afectará a 20 o 30 bares  que reinciden constantemente.  


El último fin de semana, el  personal de la Intendencia y la Guardia Municipal procedió a clausurar dos tiendas e inspeccionar 60 locales de venta y consumo de bebidas alcohólicas. Los controles se realizaron en las calles Franco Valle y Jorge Carrasco de la zona 12 de Octubre; también en la avenida  Tiahuanaco del barrio Villa Dolores,  dijo  el intendente municipal, Ruddy Saavedra. 


Menores de edad, incumplimiento en horarios de funcionamiento y bebidas alcohólicas adulteradas estaban entre las irregularidades encontradas.

Multas a dueños

  • Penas  Las sanciones incluyen multas en UFV (Unidad de Fomento a la Vivienda)   y el decomiso de todos los muebles, bebidas y artefactos. 
  • 1 La primera intervención tendrá una multa  de 2.000 UFV. 
  • 2 Para la siguiente oportunidad el monto subirá a  5.000 UFV. 
  • 3 La sanción será de 7.000  UFV. 
  • 4 10.000   UFV  a partir de la cuarta vez.
Fuente.