La Policía realizó el jueves operativos en los denominados "barrios chinos" de El Alto y La Paz, además en la zona Sur, en los cuales logró el secuestro de cientos de teléfonos celulares presuntamente robadas y la captura de varios comercializadores.        

El viceministro de Régimen Interior, José Luis Quiroga, señaló que para estos operativos se apuntó a los "albertos", es decir, los receptores de los objetos robados y que los ponen a la venta.

La autoridad dijo que en total hay más de 400 celulares secuestrados, además de prendas de vestir nuevas, productos que son de dudosa procedencia.

En el caso de La Paz, el director de la fuerza anticrimen, coronel Jhonny Aguilera indicó que se aprehendió a 18 personas en el "barrio chino" de la zona Rosario.

Asimismo, el coronel Aguilera señaló que se secuestraron 101 celulares en el operativo en el "barrio chino" paceño, y 225 en comercios de la zona Sur.

En El Alto, el subdirector de la fuerza anticrimen, coronel Freddy Medinaceli, indicó la noche del jueves que en el "barrio chino" de esa ciudad se arrestó a 86 personas, de los cuales cinco serían remitidos a instancias judiciales.

El coronel Aguilera pidió a los comunicantes de objetos usados que eviten vender productos de dudosa procedencia, y a la misma población que no compre estos objetos, para no fomentar la delincuencia.

Fuente.

Código  Penal (CPP)en su artículo 172.

La norma penal establece en el caso de quienes cometan delito de recepción:


"El que después de haberse cometido un delito ayudare a alguien a asegurar el beneficio o resultare del mismo o recibiere, ocultare, vendiere o comprare a sabiendas los instrumentos que sirvieron para cometer el delito o las cosas obtenidas por medios criminosos, será sancionada con reclusión de seis meses a dos años. Quedare exento de pena el que encubriere a sus ascendientes, descendientes o consortes", establece la norma.