El ministro de Gobierno,  Carlos Romero, aseguró que esclarecerá "científicamente" la muerte del universitario Jonathan Quispe.  Ratificó además  que la canica que le quitó la vida al joven no fue disparada por los miembros de la Policía. 

"Amílcar Barral y otros que lanzaron acusaciones, vamos hacerles tragar sus palabras. No lo decimos en tono de amenaza, sino en el sentido de que se va esclarecer científicamente y estableceremos quienes causaron esta muerte", dijo Romero en el programa El Pueblo es Noticia.

 "Tenemos el registro de las cámaras, tenemos retratos hablados, declaraciones testificales, informes de laboratorio pruebas documentales y otros, todos los medios serán activados para esclarecer este hecho criminal", añadió la autoridad.

El jueves,  Jonathan Quispe Vila, un  estudiante de primer año de la carrera de Comunicación Social de la Universidad Pública de El Alto (UPEA),  perdió la vida después de una  represión policial.  Luego del hecho,  compañeros y autoridades de  dicha  universidad acusaron a los policías por la muerte del  universitario. 

Después de que se realizó  la autopsia al cuerpo, el Gobierno informó que una canica de vidrio provocó la muerte del joven. La misma fue disparada por  los mismos manifestantes, según informó el Gobierno.

"Nosotros estamos tranquilos y la Policía está trabajando para dar con los autores", dijo Romero al respecto.  Incluso cuestionó al  rector de la UPEA, Ricardo Nogales. "¿Por qué estaban esos estudiantes sin conducción, sin dirigentes? Tal vez, si hubieran tenido una conducción se habría manejado (el conflicto) de otra manera. ¿Qué hacían 300 estudiantes solos?", indicó.

El Ministro de Gobierno ratificó que la canica fue la causa de la muerte del universitario por ser un dispositivo contundente que cuando penetra en un órgano vital de una persona "obviamente provoca" la muerte.

Romero dijo que en las protestas de los cocaleros de los Yungas, Adepcoca, ya se emplearon canicas. Indicó además que quienes provocaron en El Alto   las manifestaciones que dejaron un saldo fatal no  "merecen ninguna consideración" en referencia al opositor Samuel Doria Medina, a la alcaldesa de El Alto, Soledad Chapetón y al encargado de EEUU.  Afirmó que ellos  "hacen política jugando con vidas humanas".

 "Sabíamos que la intencionalidad era provocar muertos. (...) Es un episodio más, quieren hacer aparecer muertos para culpar al Gobierno", insistió el ministro.  Por su parte, el político Samuel Doria Medina restó valor a las investigaciones del Gobierno. Pidió respuestas creíbles. 

"En lugar de determinar correctamente lo qué pasó, el Gobierno ha presentado rápidamente los resultados de una investigación precipitada, para acusar a los propios universitarios de la muerte de su amigo por el impacto de una canica: yo no lo creo", dijo y agregó que las autoridades "se limitan a insultar".

Drones para vigilar protestas

El ministro de Gobierno, Carlos Romero,   adelantó que las siguientes manifestaciones serán vigiladas con drones.

"Tendremos que tomar muchas más previsiones en futuras movilizaciones, tendremos que multiplicar los mecanismos de supervigilancia en el desarrollo de las movilizaciones. Por ejemplo, utilizando drones y otros mecanismos que nos permitan registrar todas las circunstancias que se producen en una movilización", sostuvo Romero.

 Según la autoridad, se empleará este tipo de equipos porque de forma recurrente se buscan   "muertos para responsabilizar a la Policía y al Gobierno".

Romero aseguró que se establecerá la verdad y se encontrará a los culpables, también explicó que existen imágenes de cámaras de vigilancia, retratos hablados, declaraciones testificales, informe de laboratorios y pruebas documentales que ayudarán a esclarecer ese hecho científicamente. "Todos los medios serán activados para esclarecer este hecho criminal", refrendó.

Fuente.