Ayer por la tarde la defensa de la familia de Jonathan Quispe presentó una querella contra nueve policías, además del subteniente Cristian Casanova, acusado de causar la muerte del  universitario alteño.

"A uno supuestamente lo han entregado, faltan nueve. Están en actas, no se sabe nombres ni nada", explicó a Página Siete la abogada de la familia de la víctima, Paola Barriga.

La jurista detalló  que los nombres de esas nueve personas serán revelados según las declaraciones de los testigos y otras pruebas ya presentadas. 

"Se ha hecho presente un coronel pidiendo los nombres de los abogados, porque tiene que informar, según él. Vamos a tomar las acciones correspondientes porque son testigos los muchachos y no se les puede amedrentar de esa manera", afirmó. 

La abogada Barriga remarcó que las "instancias correspondientes" admitieron la querella que interpuso contra el ministro de Gobierno, Carlos Romero, por la muerte de Quispe.

"Se ha presentado (el recurso) el 25 de mayo, al día siguiente del deceso de Jonathan, la misma ya ha sido admitida, entonces ahora sí correspondería realizar la pericia", manifestó.

La querella también es en contra del comandante regional de El Alto, Marco Polo Garzón. La abogada los acusó de los delitos de asesinato con agravante de asociación delictuosa, tenencia y/o portación de armas.

El martes, la jurista Yandira Urquidi, quien patrocina a efectivos de la Unidad Táctica de Operaciones Especiales (UTOP), denunció que sus defendidos fueron "amedrentados" en su declaración por la muerte del universitario.

Afirmó que un coronel se presentó y empezó a realizar indagaciones que amedrentarían a los policías que deben prestar su declaración informativa.

Fuente.