¿Donde esta la plata para las aulas? Ante olvido edil, junta escolar repone el techo de dos aulas.

    Preocupados y cansados de esperar casi dos meses, los padres de familia de la escuela alteña Corazón de Sudamérica tomaron las herramientas necesarias y se pusieron a reponer el techo de dos aulas en el que sus hijos estudiarán en la presente gestión.

    En la zona Bautista Saavedra "C", del Distrito 14, a 25 minutos de la Ceja sobre el camino a Copacabana, en medio de casas de adobe, paja y barro, se encuentra esta unidad educativa, creada hace cuatro años gracias al pedido de los vecinos que viven allí.

    El pasado 15 de noviembre un viento fuerte se llevó las calaminas de una parte de la precaria escuela y la dejó al descubierto. Desde entonces, los escasos pupitres se van deteriorando y la humedad comenzó a dañar las paredes del inmueble.

    Este medio llegó hasta el establecimiento educativo y encontró a ocho padres de familia que refaccionaban el inmueble, pese a la intensidad del sol.

    Llueva, sople el viento, el frío o caliente el sol, los padres de familia están decididos a techar el inmueble con las calaminas que están allí y refaccionar el interior de la escuela, cuya creación tanto les costó.

    Lo que fue un sueño realizado, en noviembre se convirtió en su principal preocupación porque desde entonces las autoridades municipales no reparan la infraestructura y sólo falta un par de semanas para el inicio de clases. Los padres creen que sus hijos no contarán con las aulas para estudiar.

    Los padres llevaron a sus casas algunos pupitres y mesas. Cada día vigilan los pupitres que aún quedan en la escuela.

    El establecimiento está hecho de adobe y consta de tres grandes aulas cuyas paredes blancas fueron humedecidas por las lluvias de esta temporada, lo que las convierte en un lugar frío.

    Corazón de Sudamérica acoge a niños de los cuatro primeros cursos del nivel inicial. Cuadros de dibujos animados colgados en las ventanas, diferencian las aulas de las viviendas circundantes. 

    Fue creada porque esa zona rural está alejada de la urbe y a los padres les implicaba dinero y tiempo trasladar a sus hijos hasta otras escuelas.

    La Alcaldía no hace nada

    Los padres que trabajan en la refacción sienten que están con la soga al cuello porque sus hijos podrían quedar sin una escuela.

    Para esa cantidad de estudiantes existen tres profesores y una directora con ítems.

    Acongojados, dijeron que nadie les presta atención en su reclamo, pese a que llegó hasta el lugar la concejala de educación, Martha Acarapi y otras autoridades municipales.

    "Ya quisiera ver al alcalde (Édgar Patana) poniendo estas calaminas; que venga, yo le voy a traer para que se dé cuenta lo que pasa", dijo la presidenta de la junta escolar, Pilar Jáuregui.

    El director municipal de Educación, Wálter Sultura, dijo ayer que espera instrucciones del alcalde alteño para refaccionar las escuelas de esa ciudad.

    Algunos detalles

  • Ubicación Corresponde al municipio alteño, está en la zona Bautista Saavedra "C", camino a Copacabana.


  • Antecedente La escuela surgió a pedido de los vecinos hace cuatro años. Debido a la lejanía de la zona querían que sus hijos estudiaran cerca de sus casas.


  • Características Está conformada por tres aulas, es de adobe y no cuenta con el mobiliario necesario.
Previous
Next Post »