De acuerdo con un reporte preliminar de la situación de personas desaparecidas en El Alto, un número indeterminado de adolescentes de sexo femenino fue captado para ser sometido a explotación sexual, presumiblemente en pequeñas poblaciones de Bolivia y de países vecinos.

En lo que va de la gestión 2011, la División de Trata y Tráfico de Personas de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) recibió 18 denuncias de trata de seres humanos, cuatro de proxenetismo y dos de corrupción de menores, entre otros delitos, pero el número de personas desaparecidas es mayor.

El director de la FELCC de esa ciudad, coronel Roberto Campos, informó que las edades de las personas reportadas como desaparecidas oscila entre ocho y 39 años.

El jefe policial dijo que en los casos relacionados con trata y tráfico, las víctimas son personas que por diferentes razones dejaron sus hogares sin conocimiento de sus familiares y que fueron abordadas por miembros de redes de traficantes que las llevan a otras ciudades o las sacan del país, especialmente a las mujeres, con ofertas laborales.

"El 2010 y 2011 atendimos denuncias de la desaparición de jovencitas que buscaban trabajo y accedieron a ir a pueblos de países vecinos, donde fueron prostituidas", dijo la autoridad y luego recordó la explotación sexual a la que fueron sometidas decenas de jóvenes en La Rinconada, una mina ubicada en territorio peruano.
La Razon