LA FEDERACIÓN DE LA PRENSA ALTEÑA PIDE A IGLESIA Y DEFENSORÍA GESTIONAR DIÁLOGO ENTRE GOBIERNO E INDÍGENAS


Dirigenta de Federación, Fabiola Furuya (ATIPIRI).

El Alto, 26 Sep. (ATIPIRI).- Fabiola Furuya, Ejecutiva de la Federación de Trabajadores de la Prensa de El Alto (FTPEA) ha pedido, este lunes, a los miembros iglesia de la Iglesia Católica y la Defensoría del Pueblo a trasladarse con una comisión hasta la marcha indígena del TIPNIS para mediar en el dialogo con el Gobierno Nacional. 

Furuya rechazó a través de Radio Atipiri la brutal violencia que ejercieron en la víspera 500 efectivos policiales contra indefensos indígenas que estaban descansando en un campamento cercano al puente San Lorenzo del departamento del Beni, razón por la cual demandó a los miembros de la Iglesia Católica, la Defensoría del Pueblo y Derechos Humanos a viajar con una comisión a la marcha indígena y propiciar el diálogo con el Gobierno.

"Creemos que no es momento de generar más violencia, creemos que es momento de buscar soluciones. Queremos buscar soluciones a este tema, nosotros sabemos como alteños que cuando se comete una injusticia, es la mecha que va ha encender todo un conflicto, por eso nosotros pedimos esta comisión para facilitar el diálogo", afirmó Furuya.

Según la dirigenta de la Federación de la Prensa de El Alto los indígenas cometieron un exceso al 'secuestrar' por unas horas al Canciller David Choquehuanca el pasado sábado para atravesar el cerco policial en la localidad beniana de la Chaparina. Afirmó que ahora el Gobierno tomó venganza con una intervención policial injustificada contra los marchistas.   
La representante respaldó el trabajo de la radio Erbol, asociada de radio Atipiri, por lo cual pidió garantías al Gobierno, los indígenas y los colonizadores para que no se coarte la libre expresión.

Recordemos que este domingo a las 17:00 horas cerca de 500 policías armados con balines y gases lacrimógenos intervinieron violentamente el campamento donde los indígenas se encontraban descansando, misma que dejó el fallecimiento de una bebe de tres meses y la desaparición de varios niños. Detuvieron a los marchistas, les cerraron la boca con cinta y los obligaron a subirse en cinco buses policiales para ser llevados a su lugar de origen en forma de prisioneros.

Previous
Next Post »